BDSM: Please Master can I…?

A menos que haya estado viviendo debajo de una roca durante toda su vida, se habrá topado con este término. Si efectivamente vivió bajo una roca, espero que ahora esté bien, sano y que no le afecte tanto la luz del sol. Si conoce el término gracias (o a pesar de) 50 sombras de Grey, le quiero contar que eso es sólo el comienzo.

BDSM es una sigla que condensa los siguientes términos: bondage, disciplina, sadismo y masoquismo. Otra manera de ponerlo: bondage-disciplina (BD), dominancia-sumisión (DS), sadismo-masoquismo (SM). Si bien se definen como prácticas eróticas alternativas o no tan tradicionales, al menos en mi experiencia de entrevistas -y de conversar con gente por la vida- es súper común tener algunas fantasías y al menos incorporar un par de prácticas relacionadas con todos o cualquiera de esos términos. Estaré revisando prácticas asociadas a BDSM en los siguientes posts.

Algunos datos:

  • ¿Cuánta gente practica BDSM? Entre 2% y 62%. La forma en que se pregunta es clave, por eso hay poca claridad.. En general, la gente tiende a fantasear mucho con prácticas BDSM y eso dispara el resultado.
  • ¿Es una enfermedad o trastorno? No. O sea, Freud diría que sí, pero se hizo un estudio comparativo entre gente que practica BDSM y gente que no lo hace y se encontró que la gente que está más metida en BDSM es más extrovertida, autoconsciente, abierta a la experiencia y puntúa mejor cuando dice cómo se siente subjetivamente, además de tener  menor nivel de neuroticismo y  de sensibilidad al rechazo.La característica negativa en la que destacan los practicantes de BDSM es en que tienen menor nivel de afabilidad. Otro estudio comparó los resultados de tests en personas que practican BDSM con la norma estandarizada y encontró que tenían menor nivel de depresión, de ansiedad, de estres post traumático,menor nivel de sadismo y masoquismo psicológico, de trastorno borderline y de paranoia. También tenían igual nivel de trastorno obsesivo compulsivo y mayores niveles de disociación y narcisismo.
    Para que estas prácticas sean tipologizadas como trastornos tienen que cumplir con el criterio de afectar negativamente o estresar la vida de la persona en ciertas áreas relevantes, como la de las relaciones sociales y el trabajo, o ser realizadas con alguien de manera no consensual.
  • ¿De qué se trata? Se han creado categorías para clasificar las actividades de BDSM. Por ejemplo, “restricción física” (bondage, esposas, cadenas), “administración de dolor” (spanking, caning, poner ganchos de ropa en la piel), “humillación” (gags humillaciones verbales) y “comportamiento sexual”.
  • ¿Qué efectos tienen las prácticas BDSM en quienes las llevan a cabo? Se hizo un estudio para investigar esto. En BDSM la persona que recibe la estimulación es el bottom, y la que la provee o estructura es el top. Se midieron variables psicológicas en los tops y bottoms antes y luego de haber tenido un encuentro y se encontró que ambos señalaban sentirse relacionalmente más cercanos y menos estresados luego del acto sexual. Pero los bottoms también mostraron señales de estrés fisiológico -aumento de cortisol- y los investigadores consideraron que esta desconexión entre el estrés psicológico y el fisiológico era curiosa, preguntándose si los bottoms, tal vez, entraban a un estado alterado de conciencia.
    Para testear esa teoría se hizo un estudio en el que se invertirían los roles.Los resultados revelaron que tanto los bottoms como los tops entraban en estados alterados de conciencia, pero eran distintos. Los bottoms entraban a “hipofrontalidad transiente”, la cual se asocia a reducción del dolor, sensación de flotar, sentimientos de paz, sentimientos de vivir en el aquí y el ahora y distorsiones temporales. Los tops, por contraste, entraban a un estado llamado “flow”, relacionado con atención concentrada, una pérdida de la autoconsciencia y capacidad de performance óptima al realizar una tarea. Se hipotetiza que estos estados alterados de conciencia placenteros pueden ser una de las motivaciones para realizar prácticas BDSM.

Enchúfese e inspírese:
1. Si se quiere poner al día, Wikipedia apaña para una instrucción rápida.
2. Hay un IG de ropa interior que me parece ilustrativo de la estética BDSM: @creepyyeha. También, algo más explícito y tirado para el bondage @darkartsphoto. Otro que es algo más chistoso es @art.of.b.d.s.m., mira esto y esto que tiene dos partes (1 y 2) y esto.
3. La película The Secretary retrata una relación con elementos de BDSM. My Mistress se ve interesante (no la he visto, pero el trailer promete).
4. El poema Please Master de Allen Ginsberg captura el espíritu  dominación/sumisión:

“Please master call me a dog, an ass beast, a wet asshole,
& fuck me more violent, my eyes hid with your palms round my skull
& plunge down in a brutal hard lash thru soft drip-fish
& throb thru five seconds to spurt out your semen heat
over & over, bamming it in while I cry out your name I do love you
please Master.”

 

Infidelidad


 

 

Esther Perel es una psicoterapeuta que ha abordado el tema de las relaciones de pareja y el sexo, cuestionando las cosas que dábamos por sentadas, como por ejemplo, la infidelidad y su impacto en la pareja. En esta charla TED se explaya sobre por qué la infidelidad resulta amenzante y destructiva, pero también sobre cómo resimbolizarla y usarla a favor de la relación si la pareja decide seguir adelante. Es una charla que obliga a repensar términos como deseo, lujuria, felicidad. Puedes ver la charla completa o leer la transcripción. Te dejo, además, algunas citas que resumen un poco su apuesta.

Tenemos un ideal romántico en el que nos volcamos a una persona para satisfacer una lista interminable de necesidades: ser mi mejor amante, mi mejor amigo, el mejor padre, mi confidente, mi compañero emocional, mi par intelectual. Y yo: la elegida, la única, indispensable, irreemplazable, la elegida. Y la infidelidad me dice que no. Es la traición definitiva. La infidelidad rompe la gran ambición del amor. Pero si a lo largo de la historia la infidelidad siempre ha sido dolorosa, hoy a menudo es traumática, porque amenaza nuestro sentido del yo.

Debido a este ideal romántico, confiamos en la fidelidad de nuestra pareja con un fervor único. Pero nunca fuimos tan propensos a descarriarnos y no porque hoy tengamos nuevos deseos, sino porque vivimos en una era en la que sentimos que tenemos derecho a cumplir nuestros deseos, porque en esta cultura merecemos ser felices. Y si solíamos divorciarnos porque éramos infelices, hoy nos divorciamos porque podríamos ser más felices. Y si el divorcio traía aparejada la vergüenza hoy, elegir quedarse cuando uno puede partir es la nueva vergüenza.

Las aventuras son un acto de traición, pero también una expresión de añoranza y pérdida. En el meollo de una aventura, siempre encontrarán un anhelo y un deseo vivo de conexión emocional, de novedad, de libertad, de autonomía, de intensidad sexual, un deseo de recuperar partes perdidas de nosotros mismos o un intento por recuperar vitalidad de cara a la pérdida y la tragedia (…)  cuando buscamos la mirada del otro, no siempre nos alejamos de nuestra pareja, sino de la persona en la que nos hemos convertido. Y no es tanto que estemos en busca de otra persona, sino en busca de otro yo.

Y al contrario de lo que puede pensarse, las aventuras tienen que ver menos con el sexo y más con el deseo: deseo de atención, deseo de sentirse especial, deseo de sentirse importante. Y la propia estructura de una aventura, el hecho de nunca poder tener al amante, aviva el deseo. Eso en sí mismo es una máquina de deseo, por lo incompleto, por la ambigüedad, te hace desear lo que no puedes tener.

Desviaciones de pene: doble aquí

Desviación de pene: se refiere a penes “torcidos”. La persona puede haber nacido así o puede haber sufrido un accidente -que se haya fractuado el pene durante el acto sexual, o como consecuencia de un tratamiento para el cáncer de próstata- o puede sufrir una enfermedad, como la de Peyronie (los síntomas están acá).

La mayoría de los penes desviados se curvan hacia el cuerpo cuando están erectos, pero un pequeño porcentaje se curva hacia el frente, lo que hace que para la pareja sexual la introducción del pene resulte dolorosa y se genere más roce.

La dirección en que se curve el pene puede deberse simplemente a las forma en que el hombre se guardó el pene en los calzoncillos cuando chico. Por ejemplo, un pene curvado hacia adelante puede deberse a que el niño se lo acomodaba entre las piernas.
**Consultar al urólogo si la curvatura parece anormal.

 

PD: creo que nunca había escrito tantas veces la palabra “pene”.

 

Right-Reverse-Curve-Sign-X-W1-4R