Christopher Walken y el fenómeno del guapifeo

No sé si hay un término en español, pero si no hay lo necesitamos urgentemente: el feo-atractivo, el feomino, el sexy-feo, el guapifeo, whatever. El asunto es que hay personas que no encajan en el estereotipo de belleza (y que incluso pueden ser consideradas feas)  y que son atractivas al mismo tiempo. Ese es su encanto.

Me pasa que el guapo-guapo nunca me parece atractivo del todo. Me resulta poco interesante, como mirar una pintura de un paisaje muy correcta. Bonita, sí, ¿y? ¿Qué más? Ay, pero el hombre sexy y un poco feo…nada se le compara. No es un feo tradicional, es más bien como si tomaras esa misma pintura del paisaje y le pusieras un brochazo de pintura roja justo al medio: imposible dejar de ver el brochazo, la posibilidad, lo perfecto que podría haber sido. Tal vez es esa añoranza. Christopher Walken pertenece a este grupo selecto de sujetos “interesantes” (entre otros como Jeff Goldblum, Willem Dafoe, Adam Driver, Christoph Waltz, Sean Penn, todos sobre los que algún día escribiré de manera individual. Y no: Owen Wilson sólo tiene la nariz torcida, Steve Buscemi no alcanza a ser sexy, Christopher Meloni es sexy pero no tiene nada feo, Robert Pattinson es mino, Jack Nicholson es otra cosa, Jason Schwartzmann es guapo y Will Ferrell no es sexy pero es chistoso -otra categoría-. Pocas mujeres que no sean muñecas, creo, aparte de Tilda Swinton).

 

Volviendo a Christopher Walken: tengo dos recuerdos maravillosos de él.
1) en Annie Hall como Duane Hall, siendo el hermano más raro de la tierra.

2) en Pulp Fiction como Captain Koons, en la escena en que al personaje niño de Bruce Willis le devuelve el reloj de su papá.

No tengo argumentos, es una cosa que siento en la parte baja de la espalda. Tiene el tipo de mirada que atraviesa y al mismo tiempo que parece completamente ida. La expresión fría de un hombre que viene de vuelta. Los labios como si estuvieran a punto de dar un beso. La apariencia de un hombre que acaba de ser condenado a la cárcel o acaba de salir de ella. Un algo trastornado. Algo frágil y a la vez a punto de convertirse en otra cosa.

Y si todavía no se convence: mírelo bailar en el video de Fatboy Slim.

 

5 comentarios en “Christopher Walken y el fenómeno del guapifeo

  1. Christopher Walken tiene un rostro especial …. sobretodo en su juventud 😍en pelis como el “francotirador” o en la peli “asunto de negocios” con Carole Bouquett… y en muchas peliculas mas…mmmm este actor siempre ha tenido ese “no sé qué” que me atrae tanto 😅

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s