Cambiar tu historia

Fin de año, al fin. Quiero desearles todo lo que todos nos deseamos mutuamente: que los proyectos, que la familia, que el trabajo, que el amor, que los deseos etc., etc., se cumplan. Quiero todo eso para cada uno de ustedes, obvio.

Pero esos buenos deseos me sacan bostezos. Son medios blandos, dulzones, fáciles, complacientes.

Ok, me arrepiento: lo retiro. En verdad no me interesa tanto que se les cumplan todos los proyectos y deseos, no.

Quiero desearles la capacidad de cambiar su historia.

*

El único motivo por el que el Año Nuevo como concepto suena tan bien es porque parece el inicio de algo más, lleno de promesas de cambio.

Cuando somos chicos esa ilusión es muy sensata: comenzamos otro ciclo escolar en el que aprenderemos cosas distintas y novedosas. Nos compran útiles escolares nuevos para poder embarcarnos en esa tarea, se vienen nuevos desafíos. Crecemos un par de centímetros, nuestra ropa ya no nos queda, nuestros cuerpos se transforman. Parece casi inevitable: cambia nuestro entorno y nuestro cuerpo, por lo tanto suponemos que porque pasamos de un año a otro nosotros también debemos cambiar, ser distintos.

Cuando somos mayores la ilusión es más difícil de mantener porque dejamos de crecer hace rato, normalmente vivimos y trabajamos en el mismo lugar de un año a otro y nuestras funciones y relaciones son más o menos las mismas. Sí, cambia el año en un dígito, pero ¿qué más cambia?

*

La cosa es que la vida no sigue el ritmo del calendario, porque la vida no se subdivide en casilleritos de tiempo que obedecen a un orden superior. Sí, nos acordamos de lo que pasó el 96 y el 99, el verano del 2002 y el invierno pasado, pero es porque nosotros quisimos ordenarlo así, ¿cierto?

La vida sigue, con o sin Año Nuevo, con o sin cambio de mes, con o sin horas. El cambio, si es que sucede, está muy distante de tener algo que ver con un constructo como el tiempo, y no tiene por qué obedecerlo. Entonces, ¿con qué tiene que ver? ¿Cómo se cambia? ¿Es posible el cambio?

*

Voy responder eso en diagonal, porque no tengo una respuesta 100% clara, pero sí unas cuantas ideas.

Pensemos un poco en las nociones populares de cambio sobre nosotros mismos que manejamos. Yo identifiqué 3:

  • La gente no cambia: en el fondo, uno siempre es el mismo, todos seguimos teniendo 15 años mentales y esto de ir a trabajar y relacionarnos como adultos es lo mismo que salir a recreo en el colegio. Las mismas envidias e inseguridades que nos tironeaban de chicos nos tironean ahora, sólo que ahora tenemos plata, hablamos de política y podemos comer dulces cuando queremos.
  • La gente cambia, pero gracias a todo lo que ha vivido: puedes cambiar radicalmente, pero eres lo que eres por tu historia. La oruga que se convierte en mariposa: la mariposa no es posible sin la oruga.
  • Siempre puedes ser mejor: este es el discurso de esos posts súper positivos, cargados de buenas intenciones. Más flaca, más culta, (de apariencia) más joven, más interesante, más, más, más, ¡más!

No hay nada de malo con ninguna de esas ideas. A mí me cuesta no estar de acuerdo con las dos primeras lógicas porque me parecen superficialmente opuestas, pero ambas tienen en común la idea de un núcleo duro de cosas que nos hacen ser nosotros mismos. En la primera, la identidad; en la segunda, la historia. Ambas estás súper ligadas: la historia que tenemos tiene que ver con quiénes somos, con las decisiones que tomamos. La tercera me parece simplemente agotadora y una buena técnica de publicidad, aunque eso sólo puede ser una idea mía. (Y a veces yo creo que uno puede querer ser menos: menos wea, menos hinchabolas, menos egocéntrica, menos, menos, ¡menos! … lo que también es agotador).

Las dos primeras, entonces, se anclan en la memoria: si no hay memoria, no hay identidad ni historia. La tercera se ancla en el presente, en una medición constante proyectada a una meta (la lógica del “no ser suficiente todavía, pero algún día…”).

El único problema de la memoria es que es selectiva. Claro, hacemos como que recordamos todo, porque es aterrador darnos cuenta de cuánto olvidamos. Se supone que recordamos lo importante…pero tanto de lo recordado tiene que ver con una selección específica para contar la historia que nos queremos contar.

Aguanten esa idea.

*

Una de las cosas que me preocupa es la obsesión que tenemos con la continuidad, con la coherencia. Yo lo peleo en mi cabeza todo el tiempo. Decimos que algo es “raro en Pepito” cuando nos parece que no calza con los comportamientos previos o con la historia que le conocemos. Aplicamos esa misma lógica a nosotros mismos –self-herding, como lo expliqué un par de artículos atrás-: las decisiones que hemos tomado previamente nos parecen las más consistentes y sanas porque…las tomamos previamente. Entonces seguimos tomándolas. Y seguimos siendo súper consistentes haciendo cosas que ya hemos hecho.

Les tengo una noticia que no es noticia: ser consistente es súper bueno si uno ha tomado buenas decisiones, pero es súper mala idea si uno ha tomado decisiones que le hacen ser infeliz, que son pencas o conformistas.

¿Cuántas cosas dejamos de hacer porque no calzan en lo que somos / debemos ser? ¿Cuántas historias posibles se nos pierden?

*

¿Qué pasa si en vez de contarnos la misma historia sobre nosotros mismos decidimos contarnos una historia diferente?

No significa olvidarse de quiénes somos -la memoria sigue ahí y ojo, habrá gente muy muy interesada en recordarnos quiénes fuimos, cómo éramos, cómo hemos cambiado-, sino, más bien, en entender que lo que somos es un cuento.

Un cuento: un armado, un relato acondicionado con anécdotas que refuerzan específicamente ciertas cosas que quiénes somos y qué queremos.

Uy, tanta libertad si nos hacemos cargo de eso. Tantas posibilidades. Si lo que somos es un cuento, entonces ¿qué cuento queremos empezar a contarle al mundo de nosotros mismos ahora? ¿Qué versión? ¿Cómo nos armamos como personajes? ¿Qué historias queremos vivir? ¿Qué opciones decidimos tomar?

Como toda historia, hay límites que tienen que ver con la capacidad del autor: no podemos tener TODAS las historias del mundo a disposición, porque no somos autores omnipotentes, no tenemos todos los talentos posibles, pero sí podemos disponer de las historias para las que nos da el cuero, que podemos tolerar, que están a nuestro alcance.

Cuando estoy en una situación que me interesa o me preocupa hago el ejercico de preguntarme: de este momento, ¿cuáles son las historias posibles? ¿Cuáles son los universos paralelos que se bifurcan según el camino que tome? ¿Cuál de esas historias me gusta más?

*

Para este año que se viene, para mañana, para un par de horas más, para el siguiente minuto, tal vez en vez de pensar en la lógica cíclica del tiempo, en la coherencia, en el paso a paso, en el cierre de capítulo para continuar otro (que es, en el fondo, parte del mismo libro), ¿por qué no empezar a hacernos cargo de qué historia queremos contar ahora sobre nosotros mismos? Adiós capítulo, adiós caminito con migajas de pan, adiós “ella/él siempre ha sido”.

Bienvenidas las oportunidades
bienvenidas las nuevas experiencias
bienvenidas las nuevas personas
bienvenidas las cosas que queremos seguir haciendo porque las disfrutamos de verdad
bienvenido a “me cansé de aguantar”
bienvenida a “se acabó la buena ondi”
bienvenida a “en verdad soy cero femme fatale /macho alfa”
bienvenida a “waaa ¡nunca me había puesto un disfraz!”
bienvenida a “¿sabís qué? prefiero con la luz prendida”
bienvenida a “llevo 5 años trotando, pero ¡me carga!”
bienvenida a “no necesito comer 7 veces al día”
bienvenida a “ok, voy a empezar a tomar desayuno”
bienvenida a “me carga ser la que organiza todo”
bienvenida a “¿por qué tontera estábamos peleados?”
bienvenida a “ya no quiero estar contigo”
bienvenida a “la cagó cómo me gustas”.

Bienvenida a la historia que queremos empezar a contarnos de nosotros mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s