Reciclaje y reutilización relacional

Que no se confunda: me encanta reciclar y reutilizar. En serio. Uno siente que se redime frente al mundo por generar tanto desperdicio continua e inevitablemente. Es un esfuerzo de cuidado, de conciencia. Estrellitas fosforescentes para todos los que lo llevan a cabo en su vida diaria. Pero con lo que no estoy de acuerdo es con el “reciclaje relacional” con el que insisten algunos, porque lo he vivido y es un poquito como la cresta. Y con la “reutilización relacional” tengo mis reservas.

*

Ok, entonces para entenderlo, determinar lo que no es: no me refiero a las relaciones on-and-off, esas cuestiones cíclicas donde dos personas empiezan, terminan y vuelven sucesivamente. Esos tipos de relaciones son, para los que las vemos de afuera, como ver una de esas teleseries cebolla, predecibles y maqueteadas, en vivo y en directo, mientras que para los involucrados es la cosa más emocionante de la tierra. No. Me refiero más bien al intento de resucitar algo que ya se agotó, acabó, terminó, secó, explotó -búsquenle la palabra que quieran- con la esperanza de que sea lo mismo de antes de que todo estallara.

El patrón es el siguiente: uno vivió una historia con una persona, con todos sus altos y bajos. Esa historia no funcionó y uno ha tenido la capacidad de definir por qué: incompatibilidad de caracteres, cero interés mutuo o de un solo lado, poca o ninguna capacidad de cuidado por el otro, eligieron a otra persona en vez de a ti, etc. La cosa es que uno estuvo metido en algo y se acabó, con toda la pena, dolor y frustración que eso implica. Luego de un tiempo uno superó el cuento, porque eventualmente las historias se acaban y uno las sepulta tranquilamente y entiende por qué pasaron así. Y luego, años después -porque nunca es un par de meses después, mínimo pasa un año- el ex o expinche vuelve, cual zapatilla huacha náufraga a la orilla de playa, justo a tus pies.

Ustedes dirán, pero por qué no: ha pasado el tiempo, tal vez ahora sí. La propuesta de la zapatilla en cuestión es: ¡nos veríamos tan bien juntos de nuevo! El asunto es, si se me permite agotar la comparación, que una zapatilla perdida en el mar y otra que se quedó en tierra ya no hacen buena pareja. O sea, les pasaron cosas distintas durante ese tiempo, para mejor o para peor. Y si antes se veían similares, ahora ya no lo son. Y pretender que no es así es tonto.

*

Tanto de lo que hace que una relación florezca es el contexto. Las personas con las que enganchamos no son individuos aislados. Lo que nos gusta de alguien no es únicamente lo que la persona es, sino también lo que nosotros somos en el momento en que nos gustan. El adolescente que te gustó cuando tenías 15 años probablemente no encaje en tu vida ahora porque tú has cambiado y él ha cambiado. Porque son personas diferentes. Porque las personas que se gustaron ya no están ahí, aunque tengan el mismo nombre y se vean más o menos atropellados por el paso del tiempo. Porque eran otros.

Cada cierto tiempo vuelven. Al principio me parecía chistoso y me sentía halagada -¡volvió! ¡Ahora sabe de lo que se perdió!-, pero ahora ese regreso de esos exes o pinches me parece un poco egoísta.  Me he visto enfrentada a expinches que suponen que porque tuvimos algo antes ahora debiéramos tenerlo de nuevo y que se decepcionan cuando eso no pasa. Como si de alguna manera yo los estuviese despreciando o faltando a una cláusula interna de complicidad, un acuerdo en el que yo me comprometí, por haberme involucrado con ellos y haberlos querido, a estar disponible cuando a ellos se les ocurriera. A ser reciclada.

Ojo, no es que yo crea que haya que desechar a las personas con las que uno estuvo -y los que me conocen bien saben que normalmente mantengo relaciones súper intensas, creativas e inspiradoras con mis exes e incluso con gente con la que salí no más por un rato-, sino que lo que me molesta es que alguien de por sentado que puede llegar y disponer del otro para reavivar algo que sigue pasando en su cabeza, más que en la realidad. (Porque normalmente estos intentos de reciclaje aparecen a pito de nada, sin ningún esfuerzo de continuidad). Muy pocas veces me ha pasado que un ex se me acerque con ganas de saber realmente en qué estoy ahora: quieren encontrarse con la persona que yo era antes -y retomar en el punto más emocionante de nuestro vínculo, como si no hubiese pasado el tiempo-, más que invertir tiempo en redescubrirnos.

Le pregunto a un amigo, como si él tuviese la respuesta, por qué cresta pasa, y él me dice que él cree que es algo engranado en la psique masculina. Que ese reciclaje, ese retorno, se da cuando se les acaban las opciones disponibles, cuando no aparecen nuevas chicas. Entonces se vuelcan al pasado. Cuando se agotan las oportunidades o cuando las cosas se vuelven aburridas en su vida. Dice que a él le ha pasado un montón de veces y que lo ha intentado con resultados catastróficos y a veces ha tenido la sensatez de detenerse antes, de cachar que es una fantasía.

*

No tengo idea si mi amigo tiene razón o no. No sé si es algo particularmente masculino. Sí sé que yo no lo he hecho, y que a mis amigas les he escuchado pocazo este tipo de aproximaciones. Pero a mí sí me ha pasado, como sujeto convertido en objeto a reciclar, y es agotador, porque la presión que te ponen encima y la responsabilidad que te achacan es gratuita. Ah, y la sensación de culpa, de no cumplirle a la expectativa fantasiosa del otro. Argh.

Dije que con la “reutilización relacional” tenía mis reservas, y es la siguiente: cuando uno reutiliza un producto, le da nueva vida. Cuando uno reutiliza una relación la transforma en algo distinto a lo que era inicialmente. Desde mi punto de vista se ve un poco así: ¿así que éramos amantes, tiramigos, pololos y no funcionó? Bueno, me caes tan bien / te quiero tanto / eres tan bacán que quiero que sigas siendo parte de mi vida y te invito a eso: a transformarnos en otra cosa, juntos. A mirarnos desde otro punto de vista, A valorar cosas que tal vez, antes, por cómo nos tratamos, no vimos en el otro. Que eso termine después en que nos involucremos de nuevo o que se genere un lazo por completo distinto es otra historia. Pero al menos con la “reutilización” hay un respeto que tiene que ver con reconocer que el primer uso ya se agotó, o se agotó de la forma en que lo hicimos, y hay que buscar otro camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s