ATRAPADO EN TI MISMO

¿Te has sentido a veces como si estuvieras metido en una película muy repetitiva en la pareciera que te encuentras una y otra vez en las mismas situaciones? ¿Con las mismas reacciones inevitables? ¿Con los mismos desenlaces, no importa cuán distintos sean los comienzos?

No es una ilusión: tendemos psicológicamente a refugiarnos en lo conocido: hábitos, reacciones, actitudes que en algún momento nos resultaron útiles. Y voy a ejemplificártelo con una comparación: tal como una prenda de ropa a la que le tienes cariño y que insistes en usar en cualquier contexto, en algún momento comienza a ser inadecuada o inútil. Así como esa misma prenda que durante un buen tiempo parecía tan multifacética -se acomodaba bien a la situación que fuera- y te sacaba de apuros sin tener que pensar mucho en qué otra prenda elegir ni cómo combinarla, tus emociones y comportamientos que sueles tener más a la mano conforman un set predefinido para moverte en el mundo. Pero a punta de uso y abuso, esas mismas emociones y comportamientos empiezan a sentirse limitantes, inadecuadas o desproporcionadas. Una respuesta cercana, pero no precisa a las cosas que vivencias.

El poder optar a un rango mayor de emociones y comportamientos, de formas de sentirnos y actuar en el mundo, pasa por entrenar la autoobservación. Es decir, cuando somos capaz de vernos y ponemos una distancia entre el yo que simplemente reacciona a lo que se topa y nosotros mismos. Es de esto de lo que hablan todas las tradiciones que apuntan a cualquier tipo de desarrollo personal y/o espiritual: dejar el modo de manejo automático y tomar decisiones conscientes, responsables, sobre quiénes somos y cómo nos vinculamos.

¿Andas por la vida enojado y cualquier cosa te dispara una largada de rabia? Puede ser que sientas que es necesario que siempre seas fuerte, que necesites protegerte a ti y a los que te rodean. Temes tanto que te controlen que has confundido independencia con aislarte: es peligroso ser vulnerable, así que rechazas tú primero.
O tal vez andas por la vida comparándote: ¿ves la vida como una gran carrera, donde hay que ser el mejor o sufrir la vergüenza de no ser nadie? ¿Adicto al trabajo, obsesionado no solo por este objetivo, sino ya planeando el siguiente porque parece que ninguno es suficiente?
O sientes la necesidad de estar complaciendo a todo el mundo, de querer gustarles a toda costa, porque te resulta muy doloroso siquiera imaginar que no te aprecien. Es como no existir. Así que antepones las necesidades de los otros a las tuyas, te postergas.
¿O quizás te pasas la vida entrampado entre un pasado que ya fue y un futuro que parece todavía elusivo? Atrapado en tu fantasía, en tierra de nadie y sintiéndote incomprendido, víctima de las circunstancias.
O las cosas relacionadas a los sentimientos te parecen “un poco mucho” y evitas involucrarte emocionalmente y acabas refugiándote en tu mente, experto en tus temas, pero aislado.
Quizás te pasa que a veces eres tan leal a tus amigos, ideas o creencias que llegas al punto de hundirte con ellos. O por el contrario: te encuentras medio amargado y escéptico, desconfiando de todo y todos.
Tal vez eres ultrapositivo, pero llegas a un punto de exageración en el que no te permites simplemente estar mal. Te entusiasma todo, pero no te puedes comprometer con nada. Y entonces te sientes medio vacío, un un pie afuera y un pie adentro de todo, temiendo perder otras experiencias mejores. Vas tan rápido que te tropiezas.
O tal vez no te sientes mucho tú mismo. De hecho, te da miedo aislarte y el conflicto, y por eso terminas cediendo, olvidándote de tus propios deseos, de quién eres y qué quieres. Te desconectas de los problemas negándolos.
O eres tan rígido y estás tan preocupado de no equivocarte, de controlar los que sientes y de ser “perfecto”, que andas tenso por la vida. Te decepcionas frecuentemente: las cosas no están a la altura de lo que debieran, es irrirante.

Cada una de las opciones anteriores son un resumen, si bien burdo, de los 9 tipos de personalidad del eneagrama. Ahora, el eneagrama como todo sistema de clasificación no agota la realidad, pero sí entrega herramientas muy prácticas para hacer cambios en ella. Para hacerse cargo de cómo estamos habitando el mundo. Para ser más libres.

DATOS
Dirige: Verónica Watt, psicóloga especializada en sexualidad. Escribo sobre relaciones, intimidad y sexo en www.veronicawatt.com. Fundadora de Cónclave (www.clubconclave.com).
Asistente: Alejandra Troncoso, rolfista certificada por el Dr. Ida Rolf Institute de Boulder, CO, USA.
Valor: $30.000, incluye documentos (ejercicios, resumen, referencias) y coffee break.
Horario: martes 23 de abril, de 8pm a 10:30pm
Asistentes: máximo 15.
Lugar: Espacio BA, Alfredo Rioseco 282, Providencia (a 15 min a pie del metro Salvador).
Reserva tu cupo a través del mensaje directo por Facebook @vwperfiles o al whatsapp +56 9 97990797

https://veronicawatt.com/2019/04/15/taller-2-tipos-de-personalidad-introduccion-al-eneagrama/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: