FIN DE LOS VISTOS

Durante un poco más de dos años he publicado los Vistos en Tinder. Durante este tiempo publiqué perfiles que encontré o me mandaban de Tinder y Happn (unos pocos de Bumble) con textos chistosos, fomes, paradójicos, aberrantes, indignantes, tiernos, idealistas, exigentes. Coincide, si no me equivoco, con la vida cotidiana.

Los Vistos fueron un zoológico de almas perdidas y no tanto, personas deambulando buscando conectar, con una idea en mente, expuestos en un universo de posibilidades que nunca antes había estado tan a la mano.

*

La idea de los Vistos -mi idea- era ver qué es lo que había allá afuera -en la selva de las dating apps que fueron durante tanto tiempo mi hogar jaja-, explorar cómo la gente decidía presentarse, qué consideraban que era interesante decir.

Obviamente, uno tiene una intención y los otros la toman o la dejan. Para algunos esto era exactamente eso -e incluso algo más inteligente que eso: casi un diagnóstico cultural y AMO que me tengan tanta fe jaja-, para otros era una página de memes (NO ES UNA PÁGINA DE MEMES!!! ARGHHH), para otros era ofensivo y brutal que algo así existiera, para otros era chistoso pero un poco fome, etc.

En esta exploración entonces no solo me encontré con lo que había en las dating apps, sino que también con ustedes (pero ese es el apartado final, así que paciencia! Después hablamos, miau).

*

Y encontré varias cosas:

Algunos toman Tinder como un espacio para ventilarse, otros para buscar al amor de la vida, otros quieren algo pasajero, otros quieren alguna transacción económica, algunos quieren mirar, otros quieren ser vistos.

La gente se autodefine en Tinder. Están los que aman encasillarse y otros que, a punta de no querer hacerlo, también lo hacen.

Algunos llegan frustrados del jueguito del amor y las citas y la vida y las cuentas. Algunos enumeran las peculiaridades de su vida, permitiéndonos ver un poquito más de quiénes son.

Algunos exigen sin cumplir su parte.

Algunos están a medias, avergonzados de usar la plataforma, pero usándola igual con retorcidas explicaciones.

Otros están sacándole el jugo.

*

Hay de todo y para todos, Tinder es tierra de nadie y al mismo tiempo un lugar de encuentro por excelencia.

Cuando leemos buscamos algo que nos mueva, que comunique algo, que nos sorprenda, espante o nos permita fantasear. Pero algo. Por eso cuando un perfil dice “me gusta viajar / las cosas simples de la vida / el cine /pasar tiempo con mi familia y amigos / comer” quedamos con gusto a poco. Por eso leer El Principito, que ames la playa, que te guste la pizza y la piscolita es como mehhhh. Porque esos son lugares comunes, fáciles, que prácticamente todos podemos afirmar, pero que no son reveladores. No es que sean afirmaciones tontas, es que son afirmaciones genéricas.

Con tan poco queremos hacer tanto.

Así que le sacamos el jugo a lo poco que hay.

Los especimenes raros que miramos el texto lo desmenuzamos con cuidado: es esto algo con lo que estoy de acuerdo?? es esto una banderita roja? no tiene tilde esa palabra? cómo se escribe por la cresta! esa frase cliché me la banco o habrán miles más iguales? Hay algo de originalidad o es un perfil copiado? Suena genuino? Le compro? Si le compro, hay match?

Y ahí, la puerta se abre.

*
Y acá nos dedicamos a celebrar a los ingeniosos, a los que fueron radicalmente honestos, a los que tenían pluma o cancha.

Nos polarizamos a veces? Sí. Algunos lectores son más sensibles, alunos se ofendieron, alunos sintieron que un visto determinado les tocaba una herida. Algunos fueron brutos para comentar un Visto y otros saltaron a defenderlo.

Y eso tiene que ver con que el contenido de los perfiles es tan breve y necesita ser impactante para generar algo. Y ahí terminamos con pancartas políticas, con pancartas identitarias, con condiciones radicales, con reglas y exigencias que al final son medio violentas. Pero como el espacio es abierto, cabe cualquier cosa.

Un aprendizaje de tanto carrete de Visto en el cuerpo? Los perfiles despectivos, miradores en menos y narcisos, no pegan. Los perfiles con listas de exigencias, no pegan. Los perfiles faltos de autoconsciencia, no pegan. Los perfiles cosificadores, por muy casual que sea el potencial encuentro, no pegan.

*

QUÉ FUIMOS: USTEDES Y YO, BFF

Fue TAN entretenido. Gracias a los vistos los conocí y hay gente que incluso conocí en la vida real. Me siento muy suertuda de que se me hubiese ocurrido una tontera de este calibre y que hayan enganchado. Es bueno encontrar mentes similares. Me reí con ustedes, vieron cosas que yo no vi, hicieron chistes, comentarios sesudos, sensibles, poperos, Y QUIERO QUE SEPAN QUE LOS LEÍ TODOS.

Al final, siempre eran los mismos los de los likes y los comentarios, y siempre celebré que siguieran acá, semana a semana, con ganas de tomárselo un poco a la ligera.

Se formó algo rico que no me gustaría perder porque siento que encontré interlocutores con quienes tocar distintas teclas.

Así que voy a seguir publicando cosas, pero de otro tipo, o con otro enfoque, y me gustaría seguir pudiendo dialogar con ustedes, involucrarlos más, hacerlos participar con sus puntos de vista (postearé algo sobre esto mañana o pasado, cuando acabe mi duelo por los vistos jaja).

Así que, volviendo al cierre: siento una gratitud tremenda por los que se tomaron un momento para compartir una idea, hacer un comentario despierto, meterle algo de humor a algo que a ratos se podía volver medio oscuro. Este periodo de los vistos corrió paralelamente a una fase que no fue tan fácil en mi vida personal, y tenerlos por acá me mantuvo contenta.

Nos vemos luego, miau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: