Está sentado en mi silla mecedora  y se ve como si un gigante estuviese haciendo equilibrio sobre un castillo de fósforos. Me refiero a que está sentado en una silla de principios del siglo pasado que con suerte tolera mi peso. Dudo: ¿cuánto tiempo más puedo hacerlo aguantar que esté encaramado en la silla, que la silla no se rompa y que yo alcance a disfrutar de su incomodidad? Lo que pasa con F. es que es de esos machos recios a la antigua y sé que, aunque ya se le ocurrió que esa no era la mejor silla para sentarse, no quiere molestar y trata de arreglárselas solo. Así que dejo que pase uno, dos minutos, y lo suelto:
–    Esa silla es un poco…
–    Incómoda.
–    Sí.
–    ¿Puedo usar otra?
Si la silla pudiese respirar hondo de alivio, lo haría. Y luego, claro, le paso otra silla casi igual de incómoda, solo que un poco más firme. Una silla de comedor de mediados del siglo pasado. De nada.

F. es alto, tiene una cabeza que recuerda en cierta medida a un búfalo americano, con toda la potencia y brutalidad de ese animal. Todo en él es grande. Desde el cuello, pasando por los hombros, el torso, la piernas, las manos. Pienso en cosas tontas cuando veo a alguien tan diametralmente opuesto a mí en términos dimensionales. Por ejemplo: ¿cuántas calorías consume su cuerpo en estado de reposo? ¿Con cuánta comida se llena? ¿Cómo lo hace para meterse en autos pequeños? ¿Puede tirar en el asiento de atrás de un Fiat? ¿Qué talla de ropa usa? ¿L, XL? Probablemente se debe agachar al pasar ciertos umbrales de puertas. Otra cosa, ¿cómo se ve el mundo desde allá arriba? ¿Cómo me veo yo? Egocéntrica.

Cosas que enternecen: F. viste una camisa gris claro y unos jeans color sandía. Es como disfrazar a una prostituta cuarentona de colegiala.

Apenas empezamos a conversar y le disparo un par preguntas él agarra una botella de plástico vacía y empieza a pelarle la etiqueta, a pasarse la botella de una mano a otra, a golpearla suavemente contra la mesita de centro. La botella, en algún momento, se vuelve un integrante más de la conversación. Empezamos.

 

Oh, baby now let’s get down tonight
Ooh baby, I´m hot just like an oven
I need some lovin’
And baby, I can’t hold it much longer
It’s getting stronger and stronger

“Me gustan mucho las mujeres. Aunque he dudado algunas veces. He tenido una vida sexual muy activa y hace años me empecé a preocupar porque ninguna mujer me llenaba, entonces pensé que quizás estaba buscando por el lado equivocado. Nunca he experimentado con hombres ni me ha atraído ni uno, así que creo que no he encontrado a la indicada no más”. Se agacha de hombros, se sonroja.“El sexo es esencial, es como la esencia de la vida. Creo que a través del sexo uno conoce mucho a las personas. Me gusta tocar, pero no significa que esté caliente con cada persona que toco.  A través del sexo creo que se genera un lazo, es la forma más esencial de conocer a alguien y entregar algo muy privado, muy íntimo”.  Dice esto absolutamente convencido de que es verdad. Y le creo. Pero al mismo tiempo subrayo esa afirmación mentalmente porque una parte de mí ya empieza a dudar de qué tan íntimos pueden ser esos lazos. Pasa algo chistoso cuando uno se encuentra a una persona que tiene un discurso parecido al de uno: te sabes los argumentos, la lógica interna. Puedes predecir el tipo de cosas que dirán después. Es como conversar de política con tus hermanos. “Lazos íntimos y entrega” versus “cazar a destajo como si mañana estuviésemos a punto de entrar en guerra”. Apuesto por la segunda aunque creo que añora la primera.“En el primer beso siento al tiro si voy a tirar con la persona. Yo me considero muy sexual. Si la persona sigue el ritmo lo más probable es que sé en qué va a terminar. No me interesa tanto la frecuencia, pero lo necesito. Un mes es mucho tiempo sin tirar. La última vez fue hace 3 días”.

2.
And when I get that feeling
I want sexual healing
Sexual healing, oh baby
Makes me feel so fine
“Mi lugar preferido para tirar es mi cama. El lugar más extraño en el que lo he hecho es en la azotea de un edificio”.“Lo que más me gusta del sexo es el preámbulo, porque hay mucha más libertad de hacer cosas. Lo otro es penetración, entra y sale algo, medio monótono. Lo que más me gusta que me hagan en la cama es sexo oral. Sin duda. Yo creo que a todos. Cuando tengo sexo no converso, pero sí digo cosas. Y muerdo, soy como súper bruto. No tengo juguetes sexuales. Tengo un gel que me regalaron. Tengo un anillo vibrador que me regalaron. Y lubricante. No tengo nada más. Lo que no me gusta: hmmm una vez estaba con una chica y ella estaba haciendo sus cosas y trató de pasar más allá a un espacio que a mí no me acomodó mucho. Me sentí violado”. Se ríe con ganas.“Mando mensajes hot, sí. Cybersex sí, lo he hecho un par de veces. He filmado también. En mi pieza tengo una cámara que apunta a la cama. Está ahí por otros motivos, pero también la he usado. Ahorco, pero no llego al extremo de matarlas”. Me mira esperando que haya entendido la exageración. ¡La entendí! “Veo pornografía, pero por un tema más de pega. Es raro, sí sé. Pero también veo por mi cuenta. Me gustan culonas, nada del otro mundo. Pornografía normal. Pero en todo caso, evito masturbarme porque tengo un rollo con la eyaculación precoz y creo que masturbarse te lleva a asociar rápido y a eyacular antes”.Le pregunto cómo se prepara cuando sabe que va a tener sexo: “No me gusta rasurarme poto de guagua. Es una parte súper sensible. Me he cortado un par de veces. Me preocupo, si voy a tener sexo, de ducharme, estar limpio, tener buena higiene. La higiene mutua es importante. Nada más. Ocupo bóxer cortos, apretados. Netamente por comodidad”.“En mis periodos de borracho máximo fíngí orgasmos, porque durai más no más y no se termina nunca. Y con la misma mina con la que fingía me quedé dormido en el acto sexual…de borracho. Y nunca más me habló…Y tiene toda la razón”.Se reacomoda en la sillita, baja el mentón y me mira levantando los ojos: “Me siento más deseable y seguro cuando puedo transmitir lo que en verdad me apasiona…que puede ser mi pega”. Hemos hablado del trabajo antes. F. es del tipo de persona que tiene un discurso armado y lo entiendo. Me dan ganas de hacerle un high-five porque yo también soy de ese tipo (especialmente si me siento insegura). Hay un script que ha sido probado mil veces y que funciona. ¿Para qué cambiarlo? Para F. ese script es el de su éxito profesional.

3.
Help to relieve my mind
Sexual healing, baby, is good for me
Sexual healing is something that is good for me

“He sido degenerado desde pendejo. Primer o segundo básico. Me gustaba una mina y no me pescaba. Me gustaba porque era alta. Era la más alta del curso. Yo tenía un amigo más grande que me dijo anda, agárrala y dale un beso. Y lo hice y cuando lo hice me caí encima de ella y la agarré a la fuerza. (Se ríe, un poco avergonzado). Después me echaron del colegio. Y ahí aprendí que a las mujeres no hay que agarrarlas a la fuerza”.“La primera vez que tuve sexo fue de viejo. A los 19. Fue con mi primera polola y siempre quise que mi primera vez fuese especial. Bien Disney. Y creo que lo logré”. Me gusta lo convencido y orgulloso que suena. Quiero recordarle al lector que este sujeto se ve como salido de una película de Marvel. Algo parecido a Hulk. O La Cosa. Digan “awww” conmigo.

4.
 Whenever blue teardrops are fallin’
And my emotional stability is leaving me
There is something I can do
I can get on the telephone and call you up baby

“Tengo una fantasía sexual súper imbécil y banal. Bien aweonado. Había una profesora en el colegio que me encantaba y la volví a ver hace poco. Sigue igual de guapa porque era joven cuando me hizo clases. Yo tenía 12 y ella como 23. Las primeras pajas fueron pensando en ella y ahora que la volví a ver me bajó todo el bichito de la maldad. Es más de ego pensándolo bien: el niño que no pudo conquistar a esta figura autoritaria, de hombre se la pudo.
Mira tengo todo planeado. El día, la hora, cómo está el departamento, de qué le hablo. Me imagino que llega con un traje blanco súper apretado, se ve espectacular la vieja de mierda -que no es tan vieja- y tiene un portaligas. Me empieza a preguntar que qué es de mi vida. Ocupo mi habilidad de hablar de lo que hago, entro a mi zona de confort y ahí pasa lo que tiene que pasar. Vieja rica…y lo más probable es que ni siquiera sepa que existo.
También tengo otra fantasía con la Cecilia Bolocco, ahora que lo pienso- Y de gente más famosa, me mata Beyoncé, no lo pienso dos veces”.

5.
And honey I know you’ll be there to relieve me
The love you give to me will free me
If you don’t know the thing you’re dealing
Ooh I can tell you darling, that it’s sexual healing

“Me gusta que la mujer con la que voy a estar sea un desafío. Que sea un reto. Y tratar de mantenerlo con un tiempo en una relación. Creo que de partida siempre hay un canon de belleza: te gusta cómo se ve, entra por la vista, pero luego tiene que ser inteligente, que cada día me sorprenda con algo más. No quiero pololear con una planta. Cita eso por favor. Hay mucha gente que es una planta, para eso me compro un ficus”. Para ser justos debo decir que me dio ataque de risa con lo de la planta. Y ahora, mientras lo transcribo, también.

6.
Get up, get up, get up
Let’s make love tonight
Wake up,wake up, wake up, wake up
‘Cause you do it right

“Una vez hice un trío con dos amigas. Fue la wea más incómoda de toda mi vida. Si me preguntai la fantasía del trío… para mí no. Mira, entre ellas no interactuaban nunca y me obligaban a cambiarme el condón para estar con una y otra…Y mi mamá durmiendo en la pieza de al lado. ¡Qué desastre! Jajaja”. Se pasa la mano por la cara como si se le estuviese derritiendo y tuviese que reacomodársela. La risa es sincera, esto le avergüenza tanto que se vuelve humorístico”.
“También estuve con la mamá de un amigo. No me siento muy orgulloso. Creo que mi amigo sospecha. Estábamos todos carreteando en su casa y en eso voy al baño, la vieja también va al baño y nos topamos en el pasillo. Me preguntó si fumaba marihuana y salimos a la entrada de la casa y nos pusimos a fumar. Cuando terminamos y nos íbamos a ir ella entró detrás de mí al baño. Se me vino una avalancha: la mamá de mi amigo, en el baño, mi amigo, su casa, súmale copete. Pffff. Cuando terminamos y salimos del baño otro amigo nos vio y después me dijo ‘No podí ser tan vaca. Ni siquiera la mamá se salva contigo”.“Una vez me metí con una señora, pero súper rica. Mi mamá la odia. Fue así: cuando llegamos a la oficina nueva –en una casa donde hay varias empresas- había una vieja impresionante, tipo Cecilia Bolocco, pero más rica, morena, alta, flaca. Nadie se atrevía a hablarle, pero yo desde que la vi supe que tenía que conocerla. Entonces inventé una reunión con ella.  Le mandé un mail preguntando por los servicios que ofrecía su empresa y cómo asociarnos. Llevé a mi amigo J., que me apaña en todas. Entonces tuvimos la reunión e hice lo de siempre: la traté de bajar a mi zona de confort, le hablé de lo que yo hacía y la mina empezó a caer, caer, caer. La reunión no terminó en nada, pero fue el inicio. Empezamos a hacernos amigos: nos íbamos a fumar, tomábamos café en los breaks. Un día estábamos almorzando y me cuenta que se está separando. Así que pasado unos días después le pregunté ‘¿Qué pasaría si te digo que me gustai?’. Y ella dice que nada, que somos amigos. Y yo le digo que no. Que ella sabe que no. Así que le paso mi tarjeta y le digo que cuando se decida me llame. Yo estaba nervioso, igual era arriesgado, pero unas horas después me manda un whatsapp. Así que concretamos. Esta mina tiempo después se separó y cuando me dijo que se  estaba enamorando tuve que cortarla. Ah y lo de mi mamá: un día llegó mi mamá a mi departamento y ella se tuvo que esconder en el closet. Y después otro día se encontraron en el ascensor y mi mamá la cachó y la encaró y le dijo ‘¡¿Te estás sirviendo a mi hijo?!’ Y así. Discusión un poco a gritos. Desastre. Mi mamá la odia”.
“Una vez tuve un encuentro con dos hermanas, que no es swinger, pero se acerca. La wea desastrosa. Pal pico. Era Año Nuevo. Eran dos hermanas y a mí me gustaba una, la mayor. Estábamos carreteando en una fiesta, mi amigo me presentó a la mayor y la encontré súper guapa. Yo no sabía que yo le gustaba a la chica. Fuimos a mi casa y la chica me agarra y pseudo viola. No me quejo, ah. La otra, mientras tanto, se fue a acostar a la pieza de mi hermano y después, cuando terminamos con la chica, la fui a buscar –porque nada que ver que se quedara en la pieza de mi hermano- y nos pusimos a conversar y nos encamamos.  Y cuando yo me fui a acostar y les cedí mi pieza se encerraron a conversar, cagadas de la risa. Al día siguiente fuimos a una plaza a fumar marihuana y estaban ellas dos, muertas de la risa de nuevo, y mi amigo, el que nos presentó. Puedes entender que fue súper incómodo. Lo más freak que he hecho”.

7.
Baby, I got sick this morning
A sea was stormin’ inside of me
Baby, I think I’m capsizin’
The waves are risin’ and risin’

“Han pasado dos cosas después de tener sexo que me han subido el ego. Una vez se me pusieron a llorar y otra vez me dijeron que era una anaconda. Hasta el día de hoy me acuerdo de lo de la anaconda y me río. Y con lo de llorar me asusté al principio, pero después ella me dijo que era de placer y ahí todo bien. Ah y ‘pendejo rico’. Una vieja como de cuarenta y algo”.“Lo más penca que me ha pasado es que una vez estaba con una galla a punto de hacerlo y a ella se le escapó un olor putrefacto. Agarré mis cosas y me fui”. El olor del que F. habla es vaginal, aclaro, y la cara de F. recordó la náusea.
“Si pudiera repetir estar con alguien lo haría con una chica con la que pololeé hace un año. Lo pasábamos muy bien en la cama. No repetiría un momento, la repetiría a ella”.

8.
Come take control, just grab hold
of my body and mind, soon we’ll be making it, honey
I’ll be feeling fine,
You’re my medicine, open up and let me in
Darling, you’re so great, I can’t wait for you to operate

“A veces pienso que parte de los rollos que tengo, el que me meta con tantas mujeres, que sea tan activo sexualmente va por algo que me pasó cuando chico… Una vez intentó abusar de mí una nana. Yo tenía ocho o nueve año y me empezó a agarrar a besos, a tocar. Ella se sacó la ropa, quedó en pelota, me empezó a lamer, yo no entendía la wea. Ella era joven,  no era vieja, debe haber tenido unos 19 o 20 años. Se llama Mariana, todavía me acuerdo”. Le pregunto si le dijo a alguien cuando pasó. “No. Le conté a mi mamá con el tiempo. Una vez estábamos discutiendo porque como siempre mi mamá cree que nunca me voy a casar, que todas las mujeres con las que salgo son putas. Y con el pasar de la conversación empecé a contarle porque no sé, tal vez tiene algo que ver. Capaz tengo un trauma con esto”.
 

Un comentario en “F., 31, abogado

  1. Tienes que probar con un hombre, aunque te confieso que igual mientras estaba leyendo esta historia me entro una calentura jajajajajaja que loco, Bueno cualquier cosa Me ubicas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s