Reciclaje y reutilización relacional

Que no se confunda: me encanta reciclar y reutilizar. En serio. Uno siente que se redime frente al mundo por generar tanto desperdicio continua e inevitablemente. Es un esfuerzo de cuidado, de conciencia. Estrellitas fosforescentes para todos los que lo llevan a cabo en su vida diaria. Pero con lo que no estoy de acuerdo es con el “reciclaje relacional” con el que insisten algunos, porque lo he vivido y es un poquito como la cresta. Y con la “reutilización relacional” tengo mis reservas.

*

Ok, entonces para entenderlo, determinar lo que no es: no me refiero a las relaciones on-and-off, esas cuestiones cíclicas donde dos personas empiezan, terminan y vuelven sucesivamente. Esos tipos de relaciones son, para los que las vemos de afuera, como ver una de esas teleseries cebolla, predecibles y maqueteadas, en vivo y en directo, mientras que para los involucrados es la cosa más emocionante de la tierra. No. Me refiero más bien al intento de resucitar algo que ya se agotó, acabó, terminó, secó, explotó -búsquenle la palabra que quieran- con la esperanza de que sea lo mismo de antes de que todo estallara.

El patrón es el siguiente: uno vivió una historia con una persona, con todos sus altos y bajos. Esa historia no funcionó y uno ha tenido la capacidad de definir por qué: incompatibilidad de caracteres, cero interés mutuo o de un solo lado, poca o ninguna capacidad de cuidado por el otro, eligieron a otra persona en vez de a ti, etc. La cosa es que uno estuvo metido en algo y se acabó, con toda la pena, dolor y frustración que eso implica. Luego de un tiempo uno superó el cuento, porque eventualmente las historias se acaban y uno las sepulta tranquilamente y entiende por qué pasaron así. Y luego, años después -porque nunca es un par de meses después, mínimo pasa un año- el ex o expinche vuelve, cual zapatilla huacha náufraga a la orilla de playa, justo a tus pies.

Ustedes dirán, pero por qué no: ha pasado el tiempo, tal vez ahora sí. La propuesta de la zapatilla en cuestión es: ¡nos veríamos tan bien juntos de nuevo! El asunto es, si se me permite agotar la comparación, que una zapatilla perdida en el mar y otra que se quedó en tierra ya no hacen buena pareja. O sea, les pasaron cosas distintas durante ese tiempo, para mejor o para peor. Y si antes se veían similares, ahora ya no lo son. Y pretender que no es así es tonto.

*

Tanto de lo que hace que una relación florezca es el contexto. Las personas con las que enganchamos no son individuos aislados. Lo que nos gusta de alguien no es únicamente lo que la persona es, sino también lo que nosotros somos en el momento en que nos gustan. El adolescente que te gustó cuando tenías 15 años probablemente no encaje en tu vida ahora porque tú has cambiado y él ha cambiado. Porque son personas diferentes. Porque las personas que se gustaron ya no están ahí, aunque tengan el mismo nombre y se vean más o menos atropellados por el paso del tiempo. Porque eran otros.

Cada cierto tiempo vuelven. Al principio me parecía chistoso y me sentía halagada -¡volvió! ¡Ahora sabe de lo que se perdió!-, pero ahora ese regreso de esos exes o pinches me parece un poco egoísta.  Me he visto enfrentada a expinches que suponen que porque tuvimos algo antes ahora debiéramos tenerlo de nuevo y que se decepcionan cuando eso no pasa. Como si de alguna manera yo los estuviese despreciando o faltando a una cláusula interna de complicidad, un acuerdo en el que yo me comprometí, por haberme involucrado con ellos y haberlos querido, a estar disponible cuando a ellos se les ocurriera. A ser reciclada.

Ojo, no es que yo crea que haya que desechar a las personas con las que uno estuvo -y los que me conocen bien saben que normalmente mantengo relaciones súper intensas, creativas e inspiradoras con mis exes e incluso con gente con la que salí no más por un rato-, sino que lo que me molesta es que alguien de por sentado que puede llegar y disponer del otro para reavivar algo que sigue pasando en su cabeza, más que en la realidad. (Porque normalmente estos intentos de reciclaje aparecen a pito de nada, sin ningún esfuerzo de continuidad). Muy pocas veces me ha pasado que un ex se me acerque con ganas de saber realmente en qué estoy ahora: quieren encontrarse con la persona que yo era antes -y retomar en el punto más emocionante de nuestro vínculo, como si no hubiese pasado el tiempo-, más que invertir tiempo en redescubrirnos.

Le pregunto a un amigo, como si él tuviese la respuesta, por qué cresta pasa, y él me dice que él cree que es algo engranado en la psique masculina. Que ese reciclaje, ese retorno, se da cuando se les acaban las opciones disponibles, cuando no aparecen nuevas chicas. Entonces se vuelcan al pasado. Cuando se agotan las oportunidades o cuando las cosas se vuelven aburridas en su vida. Dice que a él le ha pasado un montón de veces y que lo ha intentado con resultados catastróficos y a veces ha tenido la sensatez de detenerse antes, de cachar que es una fantasía.

*

No tengo idea si mi amigo tiene razón o no. No sé si es algo particularmente masculino. Sí sé que yo no lo he hecho, y que a mis amigas les he escuchado pocazo este tipo de aproximaciones. Pero a mí sí me ha pasado, como sujeto convertido en objeto a reciclar, y es agotador, porque la presión que te ponen encima y la responsabilidad que te achacan es gratuita. Ah, y la sensación de culpa, de no cumplirle a la expectativa fantasiosa del otro. Argh.

Dije que con la “reutilización relacional” tenía mis reservas, y es la siguiente: cuando uno reutiliza un producto, le da nueva vida. Cuando uno reutiliza una relación la transforma en algo distinto a lo que era inicialmente. Desde mi punto de vista se ve un poco así: ¿así que éramos amantes, tiramigos, pololos y no funcionó? Bueno, me caes tan bien / te quiero tanto / eres tan bacán que quiero que sigas siendo parte de mi vida y te invito a eso: a transformarnos en otra cosa, juntos. A mirarnos desde otro punto de vista, A valorar cosas que tal vez, antes, por cómo nos tratamos, no vimos en el otro. Que eso termine después en que nos involucremos de nuevo o que se genere un lazo por completo distinto es otra historia. Pero al menos con la “reutilización” hay un respeto que tiene que ver con reconocer que el primer uso ya se agotó, o se agotó de la forma en que lo hicimos, y hay que buscar otro camino.

Teorías del amor

Yo no sé cómo les pase a ustedes, pero a veces cuando me pongo a hacer un recuento de las personas que me han gustado, de las relaciones que he sostenido, de la gente de la que me he enamorado, me parece como si alguien hubiese tirado todo a una juguera y voilà: los altos y bajos de mi vida. A simple vista lo único que tienen en común es que yo he elegido una serie de situaciones más o menos azarosas…y que me acuerdo de ellas.

Hay tantas explicaciones como teóricos que intentan desentrañar por qué nos gusta Pepito y no Josesito. A veces decidirse a tratar de entender nuestras decisiones amorosas y sexuales es como instalarse en la playa a colar arena, pero hay algunas aproximaciones que me parecen un poquito más sensatas que otras, y la que les quiero comentar hoy es una de esas.

*

Robert Sternberg es un psicólogo estadounidense que desarrolló dos teorías sobre el amor sucesivamente, y que al final, sacó una combinatoria, llamada “teoría dúplex del amor”. Les resumo de qué se trata a continuación.

Por una parte, Sternberg propone la teoría triangular del amor, en la que el amor tendría tres componentes: intimidad, pasión y decisión/ compromiso. Los distintos tipos de amor tendrían una combinatoria diferente de esos tres componentes, y habrían 8 formas de amor fácilmente clasificables (para saber más, click).

Por otra parte, plantea la teoría del amor como una historia, que es la que más me interesa. Cuando descubrí este librito estaba en la universidad, tenía como 24 y creo que me resistí a procesar lo que estaba leyendo, tal vez porque era muy sencillo y yo sentía que el amor era demasiado confuso como para depurarlo así. Con los años he ido entendiendo que las decisiones que tomamos tienen que ver con una historia que nos contamos sobre nosotros mismos, y que las personas que amamos o que nos atraen tienen muchas veces que ver más con nosotros que con los otros -una prueba fácil: la pareja de tu amiga/o al que tú no le ves ni un brillo y por el que tu amiga/o se derrite, …o sea que el amor, el atractivo, no está en ellos (en los objetos del amor), sino en los sujetos, en el que elige enamorarse o involucrarse-.

La teoría del amor como una historia se basa en la idea de que todos hemos sido expuestos a un montón de historias que llevan, en sí mismas, diferentes concepciones sobre el amor. Vivir es ser testigo de esas maneras de abordar el amor: lo vemos en las relaciones de nuestro círculo familiar y de amigos, en el cine o la tele, al leer novelas.Lo aprendemos en el colegio, incluso a través de la historia. Como resultado, nos armamos nuestro propio punto de vista sobre cómo el amor es o debería ser, nuestra propia historia.

Según la investigación de Sternberg, nuestras parejas potenciales encajarían en nuestras historias en mayor o menor medida, y nuestras relaciones serán más exitosas mientras mejor encajen en nuestras historias preferidas. Cada historia tiene roles complementarios, y la gente tiende a sentirse satisfecha cuando encuentran parejas que encajen en esas historias ideales. Pero ojo, de todas las historias posibles, tenemos una jerarquía de historias preferidas. Si nos emparejamos con alguien que tiene una historia preferida que a nosotros no nos interesa tanto, somos susceptibles de involucrarnos con alguien más que tenga una historia principal que encaje mejor con la nuestra.

Aunque la cantidad de historias posibles es probablemente infinita, ciertos géneros de historias aparecen una y otra vez en la literatura, en las películas y en el relato oral de las personas. Las siguientes historias conceptualizan las nociones del amor más populares (ojo, se definieron a partir de lo relatado por participantes de EEUU, lo que puede generar un sesgo cultural). Hay 26 historias tipificadas:

Historias asimétricas:
– la del estudiante y profesor
– la de sacrificio
–  la de gobierno (autocrático y democrático)
– la policial
– la de pornografía
– la de terror

Historias objetuales:
La persona como objeto
– la de ciencia ficción
– la de colección
-la de arte

La relación como objeto:
– la del hogar
– la de recuperación
– la de religión
– la de juego

Historias de coordinación:
– la de viaje
– la de costura
– la de jardín
– la de negocios
– la de adicción

Historias narrativas:
– la de fantasía
– la de historia
– la científica
– la del libro de recetas

Historias de género:
– la bélica
– la teatral
– la humorística
– la de misterio

 (Más info sobre los tipos de historias  y para descubrir qué tipo de historias prefieres).

Entre las conclusiones que Sternberg ha reunido a través de diferentes estudios, vale la pena mencionar:

  • La compatibilidad de las historias de cada integrante de la pareja es importante para tener una relación sana o feliz (mientras más similares las historias, más felices las parejas). Las historias tienden a ser compatibles si hay roles complementarios en una sola historia (como la del príncipe y la princesa) o si las historias son tan similares que pueden fundirse en una nueva historia. Por ejemplo: una historia de fantasía se puede fundir con una de jardín, porque uno puede nutrir o cultivar una relación mientras sueña con ser rescatado por un caballero. Una historia de fantasía y de negocio, por el contrario, es más difícil de combinar.
  • Cuando uno habla por separado con dos personas que acaban de separar, las historias de por qué terminaron tienden a sonar como si cada uno hubiese estado en relaciones completamente diferentes…y (mentalmente) lo estuvieron.
  • La compatibilidad entre historias no garantiza una relación exitosa. A veces tu historia favorita puede ser peligrosa o desagradable (ej., una historia de recuperación o una de terror). Las personas suelen quejarse de que siempre terminan con el mismo tipo de parejas y que tienen mala suerte en el amor, pero en realidad están escogiendo gente inconscientemente para que cumpla los roles de sus historias, o incluso forzándolos a que lo hagan. Según Sternberg, los triángulos del amor que mencioné al principio, emanan de estas historias.

Ufff. Harto, ah.

*

Entonces, desde mi punto de vista, lo interesante de esto es que una multiplicidad de personas pueden compartir tu historia (o sea, ese fatalismo de “el único amor de la vida” puede ser medio exagerado).  A mí me parece un modelo optimista.  Además, el tomar conciencia de nuestras historias preferidas puede hacer que cambie nuestra vida -que queramos contarnos otras historias románticas si encontramos que las que hemos elegido hasta ahora no son necesariamente lo que queremos- y también entender que pueden haber distintas historias que queramos contarnos, lo que explicaría por qué nos atraen personas tan diferentes entre sí y por qué a veces comprometerse con una sola historia puede resultar tan difícil. Por último, también me gusta que este tipo de teoría no es necesariamente excluyente de otras maneras de explicar el amor, es decir, puede usarse simultáneamente con otras teorías.

*

En unos días más es mi cumpleaños y no puedo si no caer en la tentación del recuento, balance y resumen. Nunca me imaginé que sería este tipo de persona a esta edad, pero tampoco nunca me imaginé siendo ningún otro tipo de persona a esta edad, ja. O sea, que el cuento que me contaba a mí misma sobre mi futuro siempre fue corto placista -y en realidad, todavía lo es-: en dos meses más voy a estar haciendo esto, en seis meses más probablemente esté haciendo esto otro. Más allá de esos plazos, me empiezo a imaginar cómo me gustaría sentirme, más que qué voy a estar haciendo exactamente (¡y lo recomiendo! Es una manera muy rica de vivir el día a día y de tomar decisiones).

Cuando trato de hacerme un seguimiento más o menos coherente, empiezo a ver patrones de comportamientos que incluso pueden ser muy distintos según las diferentes épocas de mi vida. Me imagino que no soy la única. Pero si uno mira detenidamente, hay ciertas historias amorosas que volvemos a repetir (y errores que tendemos a cometer…cambia el personaje, pero ¿parece que estamos repitiendo la historia? Ese déjà vu que a ratos es más un calco….). Vale la pena preguntarse entonces qué historias hemos decidido vivir.

Entonces, démosnos un rato para pensar en qué caminos hemos elegido, en qué historias nos hemos querido contar. Y si estamos saliendo con alguien, tal vez sería bueno poner atención a la concepción del amor del otro: ¿qué historia quieren vivir con nosotros? Y ¿qué tan interesante nos parece esa historia?

Refs.:

http://www.robertjsternberg.com/love/

Link al libro: http://amzn.to/2akat82

Sternberg resume en un artículo cómo llegó a las teorías del amor: http://huff.to/2lOBhBm

Artículo con los resultados de las investigaciones: http://bit.ly/2lOt8Nm

Test corto, el amor es como una historia: http://wp.me/p78MEN-11w

Link a teoría dúplex del amor, info adicional:  http://wp.me/p78MEN-129

 

Sternberg: Teoría dúplex del amor (notas)

Ok, un poco más de información:

La teoría duplex del amor comprende la teoría triangular del amor y la teoría del amor como una historia. A continuación encontrarás un poco más de info de las mismas, que complementan el otro artículo. La mayoría de la información fue tomada de este link: http://www.robertjsternberg.com/love/

La teoría triangular del amor emplea el triángulo como metáfora: el amor tiene tres componentes que manifiestan distintos aspectos del amor -a saber, intimidad, pasión y decisión/ compromiso-, y cada uno estaría ubicado en un vértice del triángulo del amor:

  • La intimidad es el sentimiento de cercanía, conexión y vínculo en relaciones amorosas. Tiene que ver con la experiencia de calidez.
  • La pasión se refiere a los impulsos que llevan al romance, a la atracción física, a la consumación sexual. Tiene que ver con la motivación y la excitación.
  • La decisión/ compromiso se refiere, en el corto plazo, a la decisión de que uno ama a otra persona, y en el largo plazo, a comprometerse a mantener ese amor. Estos dos aspectos no van necesariamente de la mano (uno puede decidir amar a alguien sin comprometerse a largo plazo, o alguien puede comprometerse en una relación sin reconocer que ama a esa persona).

Estos tres componentes interactúan entre sí. Aunque todos son importantes, su relevantica varía de una relación a otra o a lo largo del tiempo en la misma relación.

8 tipos distintos de amor se generan al combinar distintas proporciones de estos elementos (ojo, son casos limitados, ninguna relación es un caso exacto a estos modelos):

  • Sin amor o falto de amor (nonlove): ausencia de los tres componentes.
  • Gustarse (liking): cuando sólo se experimenta intimidad, sin pasión ni decisión/ compromiso.
  • Amor apasionado (infatuated love): pasión, sin intimidad ni decisión/ compromiso.
  • Amor vacío: se decide que se ama a una persona, pero sin compromiso, sin intimidad y sin pasión.
  • Amor romántico: combinación de intimidad y pasión.
  • Amor compañero: combina intimidad y decisión/ compromiso, sin pasión.
  • Amor fatuo: pasión y decisión/ compromiso, sin intimidad.
  • Amor consumado o completo: la combinación de los tres.

Ahora, acá la cosa se pone complicada, porque Sternberg lleva, para mi gusto, la metáfora del triángulo un poco lejos. La geometría de este triángulo del amor depende, según él, de dos factores: cantidad de amor y equilibrio de amor. La diferencia de cantidad se representa por el área del triángulo, la de equilibrio, por formas de triángulos. Entonces, por ejemplo, un amor equilibrado -con cantidades similares de cada componente- sería un triángulo equilátero. El amor no involucra un solo triángulo, sino varios, pero algunos predominan más que otros y sería posible contrastar triángulos reales con triángulos ideales. (Tal vez esta parte no me parece tan seria porque todo lo que leí lo encontré en internet y no me leí la tesis completa).

Me pasa con esta parte de la teoría que la idea de la “cantidad de amor”, algo difícilmente medible, me choca…como que aquí ya le dejé de comprar tanto, y me interesa esta parte de la teoría como algo meramente descriptivo.

*

El amor es como una historia

Acá está el listado total de las historias que conceptualizan las nociones del amor (ojo, se definieron a partir de lo relatado por participantes de EEUU, lo que puede generar un sesgo cultural):

  • Historia de adicción: fuerte apego ansioso, comportamiento pegote, ansiedad al pensar en perder al compañero. Roles: adicto y salvador.
  • Historia de arte: se ama a un compañero por su atractivo físico, el compañero siempre debe verse bien, mantenerse físicamente deseable. Roles: obra de arte y espectador.
  • Historia de negocio: las relaciones son vistas como propuestas de negocios, la plata es poder, los compañeros en relaciones cercanas son como compañeros de negocios. Roles: socios.
  • Historia de colección: se ve al compañero como que “encaja” en un esquema mayor, se le ve desapegadamente. Una parte de la pareja tiende a salir simultáneamente con varias parejas “coleccionables” que resuelven una necesidad concreta cada una. Roles: objeto de colección y coleccionista.
  • Historia del libro de cocina: hacer cosas de una determinada manera (receta) hace que la relación funcione. No seguir la receta para el éxito hace que fracase.
  • Historia de fantasía: espera que alguien la “salve” de una situación o quiere casarse con una “princesa” para vivir por siempre feliz. Roles: príncipe y princesa.
  • Historia de juego: el amor como un juego o deporte. Es importante desafiarse mutuamente, “gnarle” al otro. De manera sana, pueden ser dos deportistas que intentan mejorar en un deporte o se preparan para carreras. De manera más rebuscada, los integranes no logran darle seriedad a la relación y cada gesto se considera en términos de “victoria” a “derrota”.
  • Historia del jardín: las relaciones tienen que ser nutridas, cultivadas y atendidas continuamente.
  • Historia del gobierno: a) Autocrático: un compañero domina o controla a otro, b) democrático: dos compañeros comparten equitativamente el poder.
  • Historia histórica: los eventos de la relación generan un registro indeleble, se guardan un montón de registros (físicos o mentales).
  • Historia de terror: las relaciones se vuelven interesantes cuando aterrorizas o eres aterrorizado por tu pareja. Roles: víctima y perpetrador.
  • Historia del hogar: las relaciones tienen su centro en el hogar, a través de su desarrollo y mantención.
  • Historia humorística: el amor es raro y divertido y tomárselo muy en serio lo arruina. Roles: público, comediante.
  • Historia de misterio: el amor es un misterio y no hay que revelar mucho de uno mismo. Historia policial: hay que supervisar al compañero para que se comporte o necesitas que te supervisen a ti. Roles: policía y sospechoso
  • Historia de pornografía: la vida es sucia y amar es degradar o ser degradado.
  • Historia de recuperación: mentalidad de superviviente, luego del trauma vivido la persona puede superar prácticamente cualquier cosa. Roles: co-dependiente, persona en recuperación.
  • Historia religiosa: ve el amor como una religión o el amor como un conjunto de sentimientos y actividades dictados por la religión.
  • Historia de sacrificio: amar es entregarse a uno mismo o que el otro se entregue por completo a ti. Roles: mártires.
  • Historia científica: el amor puede entender, analizarse, diseccionarse, como cualquier otro fenómeno natural.
  • Historia de ciencia ficción: sentir que la pareja es un alien, incomprensible y muy raro.
  • Historia de costura: el amor es lo que sea que tú fabriques o crees.
  • Historia teatral: el amor se vive melodramáticamente, tiene un guión, con capítulos y escenas y diálogos predecibles.
  • Historia de viaje: el amor es un viaje desafiante y excitante.
  • Historia bélica: el amor es una serie de batallas en una guerra continua y devastadora.
  • Historia del estudiante y profesor: el amor es una relación de aprendizaje. Roles: estudiante, profesor.

Algunas historias son más populares que otras. Más populares: la del viaje, la del jardín, la de humor. Menos populares: la de horror, la de colección y la del gobierno autocrático. Las mujeres tienden a preferir la historia de viaje, mientras que los hombres prefieren la del arte, la de colección y la de pornografía. Los hombres también prefieren la historia de sacrificio (aunque sea porque sienten que sacrifican cosas por amor).

Otras observaciones:

  • Abordar los problemas de nuestras relaciones tratando de cambiar comportamientos y hábitos es tratar el síntoma. Lo que hay que abordar es la historia, porque las crisis provienen de las historias que estamos actuando. En vez de mirar los defectos de nuestra pareja, fijarse si calza en nuestras expectativas.
  • Para definir lo que queremos, es necesario tomar en cuenta nuestras relaciones pasadas y preguntarnos qué atributos caracterizaban a las personas hacia las que nos sentíamos más atraídas, y también en los que perdimos el interés. También hay que definir qué historia romántica queremos contar y si tiene el potencial de tener un desenlace feliz.
  • Una vez que entendemos las ideas y creencias detrás de las historias que aceptamos como propias, podemos reconfigurarlas. Podemos preguntarnos lo que nos gusta o no de nuestra historia actual, lo que no ha funcionado y cómo nos gustaría cambiarlo. Esto puede involucrar cambiar historias o transformarlas. Por ejemplo, las historias de terror se pueden fantasear durante el acto sexual o en otras actividades, en vez de actuarlas físicamente en la relación.

 

 

Test corto: el amor es como una historia

Test breve, con sólo 12 historias, para saber qué tipo de historias prefieres (la versión larga, con las 26 historias, está en el libro Love is a Story, de Robert Sternberg). Traducido del artículo What’s your love story?

Instrucciones

Lee cada afirmación y asígnales un puntaje del 1 al 9, donde 1 significa que no caracteriza en nada tus relaciones románticas y 9 que las describe extremadamente bien. Luego saca el promedio para cada historia.

Promedios:
7 a 9: fuerte atracción a esta historia.
4 a 6: moderado interés a esta historia, pero probablemente no lo suficiente para mantener una relación romántica.
1 a 3: poco interés o baja atracción a la historia.

HISTORIA #1

  1. Disfruto haciendo sacrificios por el bien de mi pareja.
  2. Creo que el sacrificio es una parte clave del verdadero amor.
  3. Frecuentemente comprometo mi bienestar para satisfacer las necesidades de mi pareja.

Puntaje: ______

La historia de sacrificio puede tener un desenlace feliz cuando los dos compañeros están conformes con los roles que juegan, especialmente si los dos hacen sacrificios. En cambio, puede generar inconvenientes cuando se sienten obligados a hacer sacrificios. El mayor riesgo se corre cuando hay un desequilibrio, y uno es el que siempre da y otro el que siempre recibe.

HISTORIA #2

Policía

  1. Creo que es necesario vigilar a mi pareja.
  2. Creo que es tonto confiar completamente en mi pareja.
  3. Si mi pareja trabajase codo a codo con una persona del sexo opuesto, no confiaría 100%.

Puntaje: ______

Sospechoso

  1. Mi pareja me llama varias veces al día para averiguar exactamente qué estoy haciendo.
  2. Mi pareja necesita saber todo lo que hago.
  3. Mi pareja se enoja mucho si no le informo dónde he estado y qué he hecho.

Puntaje: ______

Las historias policiales no tienen muy buen pronóstico porque se pueden desligar de la realidad. Esta historia puede hacer que algunas personas sientan que su pareja los cuida o se preocupa por ellos. Las personas que son muy inseguras disfrutan de la atención que reciben como “sospechoso” y que no logran obtener de otra forma. A medida que la trama se complica, el sospechoso empieza a perder libertad, luego dignidad y luego el respeto. Finalmente, su bienestar mental y físico puede resultar amenazado.

HISTORIA #3

  1. Creo que en una buena relación los miembros pueden cambiar y crecer juntos.
  2. Creo que el amor es un constante proceso de descubrimiento y crecimiento.
  3. Creo que el comienzo de una relación es como comenzar un nuevo viaje que promete ser tan estimulante como desafiante.

Puntaje: ______

Las historias de viajes que duran algo más que un periodo muy corto de tiempo generalmente tienen un pronóstico favorable, porque si los viajeros pueden convenir en un destino y un camino, ya están encaminados al éxito. Si no pueden, a menudo descubren rápidamente que desean cosas diferentes de la relación y se separan. Las relaciones de viajes tienden a ser dinámicas y centradas en el futuro. El mayor riesgo es que con el tiempo uno o ambos cambien el destino o el camino que desean. Cuando comienzan a decir que se han distanciado o tomado caminos diferentes, significa que ya no quieren lo mismo y casi siempre se vuelven más infelices y la relación se disuelve.

HISTORIA #4

Objeto

  1. No me importa ser tratado como un juguete sexual por mi pareja.
  2. Es muy importante para mí satisfacer los deseos sexuales de mi pareja, aunque la gente lo considere denigrante.
  3. Me gusta cuando mi pareja quiere probar nuevas , inusuales e incluso dolorosas técnicas sexuales.

Puntaje: ______

Sujeto

  1. Lo que más me importa en mi relación es que mi pareja sea un excelente juguete sexual, dispuesto a hacer lo que sea que yo quiera.
  2. No podría ser feliz con una pareja que no fuese aventurera en el sexo.
  3. La verdad es que me gusta que mi pareja se sienta como un objeto sexual.

Puntaje: ______

No hay ventajas obvias en la historia pornográfica, pero las desventajas son claras: primero, la excitación se obtiene a través de la degradación de sí mismo y del otro. En segundo lugar, la necesidad de degradar y ser degradado tiende a aumentar. En tercer lugar, una vez que uno adopta esta historia, puede ser difícil adoptar otra historia. En cuarto lugar, la historia puede llegar a ser peligrosa tanto física como psicológicamente. Y por último, no importa cuánto se intente, es difícil convertir la historia en algo positivo para el bienestar psicológico o físico.

HISTORIA #5

Perpetrador

  1. Frecuentemente me aseguro de que mi pareja sepa quién está al mando, aunque eso la asuste.
  2. Me excita cuando siento que mi pareja siente miedo de mí.
  3. A veces hago cosas que asustan a mi pareja, porque siento que es bueno para una relación que uno te tenga susto del otro.

Puntaje: ______

Víctima

  1. Creo que es excitante estar un poco asustado de tu pareja.
  2. Me excita cuando mi pareja me hace sentir un poco de miedo.
  3. A veces termino involucrándome con gente que me asusta.

Puntaje: ______

El relato de terror es probablemente la menos ventajosa de las historias. Para algunos puede ser emocionante, pero las formas de terror necesario para sostener la emoción tienden a salirse fuera de control y a poner a sus participantes, e incluso los que los rodean, en situación de riesgo psicológico y físico. Los que descubran que tienen esta historia o que se encuentran en una relación así harían bien en buscar asesoría y hasta protección policial.

HISTORIA #6

Co-dependiente:

  1. Frecuentemente termino vinculándome con gente que tiene un problema específico y los ayudo a recuperar su vida, ordenándolos.
  2. Me gusta estar en relaciones en las que mi pareja necesita mi ayuda para superar algún problema.
  3. Con frecuencia me involucro con parejas que necesitan mi ayuda para recuperarse de su pasado.

Puntaje: _____.

Persona en recuperación:

  1. Necesito a alguien que me ayude a recuperarme de mi doloroso pasado.
  2. Creo que una relación puede salvarme de mi doloroso pasado.
  3. Necesito ayuda para superar mi pasado.

Puntaje: _____.

La ventaja principal de la historia de la recuperación es que el co-dependiente realmente puede ayudar a miembro de la pareja a recuperarse, siempre y cuando el otro quiera  recuperarse. Muchos de nosotros conocemos a personas que buscan reformar a sus parejas y que terminan frustrados porque sus parejas hacen poco o ningún esfuerzo por reformarse. Al mismo tiempo, el co-dependiente es alguien que necesita sentir que está ayudando a alguien y se beneficia de la sensación de hacer una diferencia en la vida del otro a través de la relación. El problema: otros pueden ayudar en la recuperación, pero la decisión de recuperarse sólo puede ser tomada por la persona que necesita hacerlo. Como resultado, las historias de recuperación pueden ayudar, pero no ser la recuperación.

HISTORIA #7

  1. Creo que es posible tener un buena relación sólo si uno invierte tiempo y energía para preocuparse de ella, de la misma manera en la que uno cuida un jardín.
  2. Creo que las relaciones necesitan nutrirse constantemente para poder tolerar los altos y bajos de la vida.
  3. Creo que el secreto para una relación existosa es que los integrantes de la pareja se cuiden mutuamente y a su amor.

Puntaje: _____.

La mayor ventaja de una historia de jardín es que reconoce la importancia de nutrir la relación. Ninguna otra historia tiene esta cantidad de cuidado y atención. La mayor desventaja potencial es que puede ser poco espontánea y resultar aburrida. Las personas en historias de jardín no son inmunes a la tentación de otras relaciones y pueden participar en ellas para generar excitación, aunque valoren altamente su relación primaria. Otra desventaja potencial es que sea asfixiante, que la atención sea demasiada. De la misma forma en que uno puede regar en exceso una planta, uno puede sobreatender una relación. A veces es mejor dejar que las cosas sigan su propio ritmo.

HISTORIA #8

  1. Creo que las relaciones íntimas son como sociedades.
  2. Creo que las relaciones románticas son como un un trabajo, en el sentido de que cada integrante de la pareja debiese realizar sus tareas y responsabilidades de acuerdo a su “cargo”.
  3. Cuando considero tener una relación con alguien, siempre considero las implicaciones financieras de la relación.

Puntaje: _____.

Una historia de negocios tiene varias ventajas potenciales, entre las que se encuentra el hecho de que las cuentas siempre se pagan. Otra posible ventaja es que los roles tienden a estar más definidos que en otras relaciones. Los socios también están en una buena posición para “salir adelante” y lograr lo que sea que quieran en términos económicos. Una desventaja potencial es que si sólo uno ve la relación como un negocio, el otro puede aburrirse rápidamente y buscar estimulación fuera de la relación. La historia se puede tornar un poco agria si la distribución de autoridad no satisface a uno o ambos cónyuges. Si no pueden definir roles compatibles, pasan mucho tiempo peleando por obtener cada uno la posición que quieren. Es importante ser flexibles.

HISTORIA #9

  1. Creo que los cuentos de hadas se pueden volver realidad.
  2. Creo que hay alguien allá afuera que es mi media naranja.
  3. Me gusta, en mis relaciones, ver a mi pareja como un príncipe o princesa de antaño.

Puntaje: _____.

La historia de fantasía puede ser de gran alcance. El individuo puede sentirse absorbido por la emoción de la búsqueda de la pareja perfecta o por desarrollar la relación perfecta con su pareja. No es coincidencia que en la literatura los relatos de fantasía pasen antes o fuera del matrimonio: las fantasías son difíciles de mantener cuando uno tiene que pagar las cuentas, mandar a los niños al colegio y resolver peleas maritales. Para mantener la sensación de la fantasía, por lo tanto, hay que ignorar, hasta cierto punto, los aspectos mundanos de la vida. Las desventajas potenciales de la relación de la fantasía son bastante claras: la mayor es la desilusión al descubrir que nadie puede satisfacer las expectativas fantásticas que se han creado. Esto puede llevar a que las personas se sientan insatisfechas en relaciones que la mayoría se ve como absolutamente exitosas. Si una pareja puede crear una historia de fantasía basada en ideales realistas, pueden triunfar; si quieren ser personajes de un mito, es probable que sólo consigan eso: un mito.

HISTORIA #10

  1. Creo que es más interesante discutir que ceder.
  2. Creo que discutir frecuentemente ayuda a destapar temas conflictivos y mantiene a la relación sana.
  3. De hecho, me gusta pelear con mi pareja.

Score: _____.

La historia bélica es ventajosa en una relación sólo cuando ambos la comparten y desean. En estos casos las amenazas de divorcio pueden ser comunes, pero nadie quiere hacerlo realmente: ambos lo están pasando demasiado bien, a su manera. Por supuesto, la desventaja principal es que la historia a menudo no es compartida, lo que los lleva a conflicto intenso y sostenido que puede dejar al que no tiene la historia bélica a sentirse devastado gran parte del tiempo. Las personas pueden encontrarse en una relación de conflicto sin que ninguna de ellas tenga la guerra como historia preferida. En tales casos, la lucha constante hace que ambos se sientan miserables. Si la guerra continúa en este contexto, ninguno lo pasa bien.

HISTORIA #11

Público:

  1. Me gusta tener un compañero que siempre vea el lado positivo de nuestros conflictos.
  2. Creo que tomarse demasiado en serio una relación puede arruinarla. Por eso me gusta tener compañeros con buen sentido del humor.
  3. Me gusta tener una pareja que me haga reír cuando enfrentemos una situación tensa en nuestra relación.

Puntaje: _____.

Comediante:

  1. Admito que a veces uso el humor para evitar enfrentar problemas en mi relación.
  2. Uso el humor cuando tengo conflictos con mi pareja porque creo que hay un lado humorístico en cualquier problema.
  3. Cuando no estoy de acuerdo con mi pareja, normalmente trato de hacer chistes al respecto.

Puntaje: _____.

La historia humorística puede tener una ventaja enorme: casi todas las situaciones tienen un lado más ligero, y las personas con esta historia tienden a verlo. Cuando las cosas se tensan, a veces nada funciona mejor que un poco de humor, sobre todo si viene desde dentro de la relación. Las historias humorísticas también permiten que las relaciones sean creativas y dinámicas. Pero la historia de humor también tiene algunas desventajas potenciales. Probablemente el mayor es el riesgo de usar el humor para desviar temas importantes: las conversaciones serias se tienden a aplazar con chistes. El humor se puede usar para ser cruel de una manera pasivo-agresiva. Cuando el humor se utiliza para degradar a una persona y proteger al comediante de responsabilidad (“era en broma”), la relación se pone en peligro.

HISTORIA #12

  1. Creo que está bien tener múltiples parejas que satisfagan mis necesidades.
  2. A veces me gusta pensar con cuánta gente podría salir simultáneamente.
  3. Me gusta tener múltiples parejas íntimas simultáneamente, cada una de ellas toma roles diferentes.

Puntaje: _____.

La historia de colección tiene algunas ventajas. Por un lado, el coleccionista generalmente se preocupa por el bienestar físico del coleccionado, ya que la apariencia es fundamental. El coleccionista encuentra una forma de satisfacer múltiples necesidades, aunque sea en paralelo—teniendo varias relaciones íntimas al mismo tiempo- o teniendo relaciones monógamas en serie, donde cada relación sucesiva suple necesidades que no cumplía la última relación. En una sociedad que valora la monogamia, las historias de colección funcionan mejor si no llegan a ser serias o si los individuos de la colección son vistos bajo distintas luces, por ejemplo, como amigos o estimulación intelectual. Las desventajas de esta historia se vuelven más evidentes cuando las personas tratan de formar relaciones serias. El coleccionista puede encontrar difícil establecer intimidad o cualquier cosa cercana a una relación completa y un compromiso hacia un solo individuo. Las colecciones también se pueden volver caras, consumidoras de tiempo y hasta ilegales (por ejemplo, si un sujeto se casa simultáneamente).

 

Enamoramiento: la montaña rusa emocional

La mayoría de nosotros sabe cómo se siente: de pronto una persona que no era nadie se convierte en el foco de tu vida. Te cuesta dormir, fantaseas situaciones improbables con ella, a la mención de su nombre o de algo que se le relacione te sientes más alerta. Es como si esa persona te hubiese agarrado el corazón (y algo más) y decidido no soltarlo hasta nuevo aviso. Uno sufre pensando en que nunca se concretará o que se arruinará demasiado pronto, y se vive una intensidad tan eufórica que pareciera que uno es meramente el resto descerebrado de su antiguo yo. Se le puede llamar “enamoramiento” o “encaprichamiento” o “atracción”, o, como muy acertadamente me comentó una amiga ayer “¡es que me tiene babosa!”.

*

En los setenta Dorothy Tennov se dedicó a estudiar la sensación del amor romántico tomando testimonios de personas que decían sentirse de esa manera. Su hipótesis era que existía un estado psicológico distintivo e involuntario que era posible de identificar, independiente de diferencias socioculturales, de raza, sexo y cualquier otro atributo posible. A este estado ella le llamó “limerencia”.

Tennov definió la limerencia como un “estado involuntario interpersonal que involucra un deseo agudo de reciprocidad emocional, con pensamientos, sentimientos y comportamientos obsesivo-compulsivos, además de la sensación de dependencia emocional respecto de otra persona”. Albert Wakin, experto en limerencia y con una visión algo más fatalista, la define como una combinación de un desorden obsesivo-compulsivo y adicción, o sea, un estado de deseo compulsivo por otra persona. En el mejor de los casos se vive con intensidad y se transforma en amor mutuo sano (o se desintegra solo), en el peor, en un estado psicológico que se apodera de tu vida.

¿Suena exagerado? ¡JA! Lee las siguientes características de la limerencia a ver si has pasado por esto:

  • El elegido: una persona que empieza a cobrar un “significado especial”. Puede ser alguien nuevo o un amigo que comienzas a ver con otros ojos. (Como lo decía uno de los testimonios: “Todo mi mundo se había transformado. Tenía un nuevo eje, y ese eje era ella”).
  • Pensamientos intrusivos e incontrolables sobre el otro: recuerdas y atesoras cosas que el otro dijo, te preguntas qué pensaría de ese libro o película. Cada momento que comparten tiene un peso especial y se vuelve material a examinar mentalmente una y otra vez.
    Al principio estos pensamientos intrusivos son menos del 5% de las horas en que uno está despierto, pero a medida que crece la obsesión, pasan a ser del 85% al 100%. Y ahí comienza la cristalización.
  • Cristalización: no, no es idealización, ya que percibes las debilidades de tu ídolo, pero las descartas y te convences de que esos defectos son únicos y encantadores (además de preferir enfocarte en sus aspectos positivos).
  • Sensación de esperanza, euforia, incertidumbre y miedo: analizas sin fin de cada palabra y gesto para determinar su posible significado. A cualquier señal de reciprocidad -real o imaginada-, sientes euforia. La incertidumbre se vuelve miedo o desesperación si es que el otro rechaza tus avances. La intensidad pasional se mantiene e incluso engrandece ante la adversidad.
  • Experimentas síntomas físicos cuando estás en presencia del otro, como temblores, sonrojarse, sensación de debilidad general o palpitaciones del corazón, incluso tartamudeos. Te sientes extremadamente tímido o nervioso o confundido, como si se te hubiese olvidado cómo hacer hasta las cosas más sencillas: una torpeza sin límites.
  • Ajustas tu horario para maximizar los posibles encuentros con el otro.

Sí, es agotador.

*

Pero ¿qué es? ¿Qué nos pasa físicamente que sentimos ese amor-obsesión de manera tan rotunda? Cuando estás enamorado/obsesionado tu cuerpo cambia también. Las investigaciones señalan que este estado es el resultado de un proceso bioquímico en el cerebro. En corto, la glándula pituitaria responde a señales del hipotálamo y libera:
+ Norepinefrina
+ Dopamina
+ Estrógeno
+ Testosterona
+ Feniletilamina (FEA -o PEA, por su nombre en inglés-, una anfetamina natural que causa sensación excitación, euforia y entusiasmo)
Este cocktail tiene poco de inocencia, porque lo que genera es una sensación de euforia. Cómo no, si tu cerebro está generando anfetas.

*

Lo de la FEA (o PEA) no es como para tomárselo a la ligera. Michael Liebowitz y Donald Klein estudiaron, en los ochenta, los efectos de la FEA mientras trataban a pacientes que eran “adictos al amor” (love junkies). Estas personas anhelaban tener una relación, y en la urgencia de tenerla, elegían parejas inapropiadas. Luego, cuando eran rechazados, su euforia se volvía desamparo, hasta que volvían a “enamorarse” obsesivamente de nuevo. El “adicto al amor” pasaba entonces de sentirse absolutamente eufórico a sentirse devastado, en una montaña rusa emocional que lo hacía pedacitos.

 Lo que Liebowitz y Klein sospechaban era que este tipo de personas eran adictas a la FEA. Lo que hicieron entonces fue administrarles inhibidores de la MAO, que son antidepresivos que bloquean la acción de una enzima que degrada a la FEA (o sea, estos inhibidores elevan los niveles de FEA). Los resultados apuntaron a concluir que los “adictos al amor” lo eran debido a que carecían de suficientes niveles de FEA. Uno de los casos más ilustrativos fue el de un paciente que luego de un par de semanas de recibir los inhibidores MAO, comenzó a escoger con más cuidado a sus parejas, ya que ya no anhelaba el peak de FEA que le daban sus relaciones desastrosas. Este tipo había pasado años en terapia, pero no había sido capaz de aplicar nada de lo que había aprendido en ella hasta ese momento, porque siempre tenía una reacción emocional demasiado poderosa.

Ok, hasta ahí con la FEA, que explica en parte las sensaciones de euforia que uno siente cuando se está enamorando. Pero hay tanto más antes y después: la cultura también define de quién nos enamoramos, cuándo nos enamoramos y dónde. Cuando encuentras a esa persona de la que te enamoras, la FEA tiene responsabilidad sobre el cómo te enamoras.

Ahora bien, hay que notar que hay gente que nunca se ha enamorado. Se ha registrado que algunas de las personas que no son capaces de “enamorarse” de esta forma sufren de hipopituitarismo, una enfermedad de causa problemas hormonales y “ceguera al amor”, según Helen Fisher. Esta gente tinede a llevar vidas normales, y por ejemplo se casan, sí, pero por compañerismo, porque ese frenesí del que hablamos antes es algo que desconocen.

*

No todo dura para siempre y el enamoramiento, según algunos autores, corre esa misma suerte. Tennov midió la duración de este amor romántico desde el momento en que comenzaba el enamoramiento hasta llegar a un sentimiento de neutralidad por el objeto amado. ¿Cuánto dura? “El intervalo más frecuente y también el promedio es entre 18 meses y 3 años”.

Liebowitz, por su parte, sospecha que ese aplanamiento luego de tanta intensidad tiene que ver con un ajuste cerebral: cree que el cerebro no puede mantener ese estado de euforia romántica para siempre, ya sea porque las terminaciones nerviosas se acostumbran a los estimulantes naturales del cerebro o porque disminuyen los niveles de FEA. Él lo plantea así: “Si quieres mantener una situación en la que tú y tu pareja de años quieren seguir sintiéndose super excitados el uno por el otro, tienes que trabajarlo, porque te estás rebelando ante una marea biológica”.

Luego del enamoramiento la sensación de apego comienza a reemplazar a esa locura inicial. El apego es el sentimiento de calidez, seguridad y comodidad que tantas parejas dicen sentir. Cuando empieza a disminuir el enamoramiento y a aumentar la sensación de apego, comienza a operar otro sistema químico: los opiáceos. Se liberan endorfinas, las que son similares a la morfina y generan una sensación de tranquilidad, además de reducir el dolor y la ansiedad. Liebowitz teoriza que las parejas que están en la fase de apego se gatillan mutuamente esta producción de endorfinas, dándose el uno al otro una sensación de seguridad, estabilidad y tranquilidad. ¿Cuánto dura este apego? Se ha estudiado poco, pero sí se sabe que a medida que envejecemos, resulta más fácil sentirse apegados.

Sin embargo, hay esperanza, no todo se acaba aquí. Arthur Aron a estudiado parejas que sostienen relaciones de largo plazo que son intensas, profundamente conectadas y sexualmente activas, pero sin elementos de obsesividad. Al parecer, la suposición de que el amor romántico no puede existir en relaciones de largo plazo tendría que ver con la confusión entre dos términos: amor romántico y amor apasionado (este último incluiría alta obsesión, incertidumbre y ansiedad). Según Aron, existen relaciones duraderas en las que se mantiene la intensidad, el interés y la sexualidad, mientras que en el caso de las relaciones con un elemento más obsesivo es mucho menos frecuente que perduren. ¿Demasiado bueno para ser verdad o demasiado duro?

*

Un comentario final, personal, arrebatado, convencido, expectante, optimista: el unicornio existe. Tal vez sólo hay que salir a buscarlo.

 

Refs:

The Anatomy of Love, de Helen Fisher. También hay una charla TED muy buena: http://bit.ly/1igZglS

Chemical Connections: Pathways of Love http://nyti.ms/2hqxsQp (entrevista a Michael Liebowitz por su libro The Chemistry of Love, 1983).

Love-Variant: The Wakin-Vo I.D.R. Model of Limerence, Albert Wakin http://bit.ly/2ielpGO (propuesta para considerar la limerencia como un problema mental, similar a una adicción a drogas)

Limerence and the biochemical roots of love addiction http://huff.to/2ixpMJR (otra mirada un poco más fatalista sobre lo mismo)

Does a Long-Term Relationship Kill Romantic Love?, Arthur Aron https://www.apa.org/pubs/journals/releases/gpr13159.pdf

 

 

 

 

 

 

 

 

Refs:

The Anatomy of Love, de Helen Fisher.

Chemical Connections: Pathways of Love http://nyti.ms/2hqxsQp (entrevista a Michael Liebowitz por su libro The Chemistry of Love 1983).

Love-Variant: The Wakin-Vo I.D.R. Model of Limerence, Albert Wakin http://bit.ly/2ielpGO (propuesta para considerar la limerencia como un problema mental, similar a una adicción a drogas)

Limerence and the biochemical roots of love addiction http://huff.to/2ixpMJR (otra mirada un poco más fatalista sobre lo mismo)

 

 

Los pendientes

Los pendientes: los “algún día” o los “podría haber sido diferente”. Los “si le hubiese dicho, tal vez algo habría pasado”. Los “en algún momento estaremos juntos, estoy seguro”. Los “siempre ha habido química, pero…”, los “me encanta, pero nunca se ha dado”.

Los pendientes. Los putos pendientes. Los pendientes son bien como la cresta porque ocupan espacio y energía, pero no son nada concreto. Son perfectos, sí, pero porque no existen: no hay mejor cacha que la que no se ha tenido, no hay mejor beso que ese que aún no se da. No hay mejor pareja que esa que está por venir. “Vamos a ser tan felices”.

Los pendientes son una mentira. Son cómodos y facilones porque uno siempre llega a ellos o demasiado tarde o demasiado anticipado. Pareciera que estamos a destiempo, que si las circunstancias fuesen distintas, podría funcionar, pero oh, qué tragedia, ya fue -se casó, perdimos el contacto, pololea, ya no me habla- o no sérá todavía -porque se casó, perdimos el contacto, pololea, ya no me habla-. Pfffff.

Los pendientes siempre quedan en un purgatorio amoroso: pagan las culpas de otras cosas, estancados en un limbo que puede que no tenga nada que ver con ellos, si no, más bien, con cosas que no nos atrevemos a tocar.

Es fácil chutear los deseos hacia atrás o hacia adelante. Es fácil añorar lo que se tuvo, lo que hubiese podido ser, lo que podría ser en el futuro. ¡Es lo más fácil del mundo! Y lo que es más fácil todavía es mentirse activamente mientras se añora.

Si no tienes las pelotas para hacerte cargo de tus pendientes, no mereces que se concreten. Si tienes claro que no te los mereces y te sigues refugiando en ellos, eres cobarde. Suena pesado, sí, pero mira lo tibio de tu postura: qué manera más sencilla de vivir si elegiste añorar los pendientes: en vez de hacer, esperar. En vez de arriesgarse, quedarse en la esquina. En vez de seguir adelante, entramparte.

Todos los tenemos: pendientes más o menos reales, pendientes en los que nos perdemos cuando la vida -la verdadera, ésta- se vuelve monótona o agobiante. Los pendientes son un escape, pero en la ilusión de ese escape se te va el tiempo.

Al pasado, final: tu ex es tu ex porque no están juntos. Esa mina que te gustaba y a la que nunca le dijiste nada es y será siempre la mina que te gustaba si es que sigues sin decirle nada. Esa relación que podría haber sido mejor, ya fue.
It’s over, finito, kaput, boooom!

Al futuro, acción: ¿quieres revertir algo que hiciste mal? Pide perdón. Las cosas no se desanudan solas. ¿Quieres empezar algo con alguien? Actúa, invítala a salir, pasen tiempo juntos. Las cosas tampoco nacen instantáneamente: requieren de voluntad.

Y si el pendiente se actúa y no funciona, ¿qué se pierde? Un resto, quizás. Tal vez te das cuenta que estuviste aferrado a un pendiente que la otra persona nunca querrá concretar. ¿Y qué? Move on, da vuelta la página, hay más gente allá afuera esperando una conexión real. Seamos felices ahora. Corramos riesgos. Hagamos esa llamada que hemos estado evitando. Resolvamos, avancemos, porque eso de quedarse atrapado en los pendientes es como irse a vivir a un cajón de calcetines huachos.

workshop

36 preguntas que pueden hacer que te enamores

Había escuchado sobre las “36 preguntas para enamorarse” en alguna parte. Seguro fue algo derivativo: un chiste o algo por el estilo que alguien mencionó a la pasada y que después Googleé y que al final terminó definiendo, ahora que lo veo en retrospectiva, más cosas que las que me gustaría reconocer. Esto pasó hace un año, más o menos, cuando tuve que irme de Australia después de haber conocido a un tipo que me hacía reír y con el que, estaba segura, quería tener algo más. Una vida, tal vez. Pero dejemos esa historia en pausa.

***

Las 36 preguntas fueron creadas para ser parte de un estudio que intentaba definir si la intimidad entre dos extraños se podía inducir mediante el intercambio de preguntas de carácter personal. Las preguntas se subdividen en 3 grupos, cada uno más desafiante que el anterior. El método del estudio se basa en la idea de que un patrón clave asociado al desarrollo de una relación cercana o íntima entre pares es la revelación de uno mismo, o el ir descubriendo cosas del otro de manera sostenida, progresiva y recíproca. En ese sentido, las preguntas son una forma de inducir esa revelación mutua.

Las personas elegidas para el estudio fueron seleccionadas considerando que debían estar de acuerdo -o al menos no en desacuerdo- respecto de temas actitudinales que fuesen importantes para cada uno. Además, se creó la expectativa de que cada pareja potencial sería similar al sujeto que iba al estudio. Y otro factor importante: antes de empezar el intercambio de preguntas y respuestas, se les dijo que la intención de la actividad era que se volviesen más cercanos.

En resumen:
+ preguntas específicas y gradualmente reveladoras
+ personas que tienen cierto grado de compatibilidad y expectativa de conocer a alguien parecido
+ la intención o disposición para generar cercanía o intimidad con el otro.

El objetivo del procedimiento era desarrollar un sentimiento de cercanía temporal, no una relación, aunque los resultados indicaron que esa cercanía se experimentó como muy real y muy parecida a la cercanía que se genera de manera natural (ya fuese amistosa o amorosa. De hecho, una pareja terminó casándose). Por otra parte, el procedimiento no desarrolla otros aspectos relacionales que tienden a tomar más tiempo, como la lealtad, la dependencia y el compromiso.

***

Volviendo a la historia original: supe de las 36 preguntas después de conocer a ese australiano, pero una vez que las leí entendí por qué esas dos semanas y media me habían parecido tan intensas: habíamos voluntariamente tocado temas tan profundos y de manera tan honesta que era difícil no sentirse cercanos. Con ese tipo entendí, al fin, lo que significa volverse vulnerable para el otro sin tener la expectativa de nada más. Él fue, en realidad, el cierre de un ciclo de personas con las que había vivido el mismo proceso: conocer a alguien por las ganas reales de conocerlo, porque el proceso de conocer a alguien es bonito y estimulante.

Estando en otro país, todas las cosas de las que te puedes agarrar para definir quién eres y qué quieres se mueven, se desbalancean. Para reencontrarte tienes que ponerte al límite, reconsiderar todo lo que pensabas que te definía. Y eso te hace abrirte a los otros de una manera diferente. Sí, sí, todo ese cliché.

Tanto de lo que hacemos cuando estamos en contextos “seguros” se vuelve calculado: sabemos hasta dónde queremos llegar con alguien, qué queremos obtener de esa experiencia, cuál es el alcance o impacto posible en nuestras vidas. Controlamos todo lo que podemos controlar porque volverse vulnerable es peligroso: definimos tiempos de llamada y de respuesta, entramos en esa danza bien conocida de dejar que el otro te busque, hacerse el difícil, jugar al despistado o la femme fatale, etc. Toda esa esa danza que ahora me saca bostezos y me irrita (y en la que, más chica, estuve muy atrapada).

Me acuerdo de cómo estaba cuando lo conocí: esperando nada de nada (lo había conocido por una App y ya casi salía con gente por deporte, acostumbrada a tener que buscar conocer gente nueva como fuera), tratando de calmar mi angustia sobre si me quedaba o me iba de Australia, aferrada a mis afectos en uno y otro extremo del mundo. Había salido con un montón de tipos que conocía por Tinder o Happn y entendía que el interés que podían tener en mí era limitado: algo así como anecdótico (“salí con una chilena, no sabe si se queda o se va del país, su vida es un desastre”), aunque con muchos de ellos forjé una amistad duradera. Lo bonito fue que desde ese lugar -desde la incertidumbre y la vulnerabilidad- fue posible vernos el uno al otro. En dos semanas entendí mejor quién era él que a mucha gente con la que he compartido muchos otros momentos, pero jamás nos hemos hablado en serio.

Ese australiano fue el último de una larga lista de personas -pinches y amigos/as- con las que, porque yo no tenía nada que perder, fui radicalmente honesta. Hablaba con cuanto sujeto se me cruzaba por delante. Quería generar conexiones reales porque a menos que hiciera eso, yo no existía para nadie en ese país: estaba sola, toda la gente que me conocía estaba en cualquier parte del mundo, menos ahí. Necesitaba que los otros supieran quién era yo no solo porque necesitaba nuevos amigos, sino porque una existencia carente de relaciones íntimas, honestas, es una existencia que se vive como en el aire. Y yo quería desesperadamente existir. Así que mientras estuve en Australia me dediqué a conversar con la gente, a escucharla de verdad.

Cuando volví a Chile sentí que me empecé a pudrir por dentro porque por algún motivo ya no estaba teniendo conversaciones relevantes. Ni con mis amigos ni con mi familia ni con mis pinches. Era difícil trasladar la misma honestidad a una vida donde sí hay más cosas en riesgo, o donde las relaciones están previamente “dadas”, o sea, donde no hay que hacer mucho esfuerzo para que la gente pesque que existes. Estaba todo funcionando, sí, pero era plano, plano, plano. Y digan lo que quieran decir, pero incluso el sexo mejora mucho si hay una conexión con el otro, un entendimiento de quién es ese otro, qué busca. Estaba hambrienta de ese tipo de conversaciones y no sabía cómo hacer el switch para tenerlas sin parecer una loca de patio.

Y entonces se me ocurrió lo de los perfiles. Creo que los perfiles tienen que ver con eso, con la búsqueda de intimidad, con crear un escenario para hablar de verdad. Con armar algo -intimidad, cercanía, honestidad- que en lo cotidiano nos cuesta. Y eso es bonito y me hace feliz.

***

Hace un par de viernes atrás, en la casa de un amigo, me acordé de las 36 preguntas. No sé por qué lo mencioné, pero el asunto es que éramos tres -yo, mi amigo, y un amigo de mi amigo- y decidimos responder la mayoría de ellas.

Lamento decir que no estamos viviendo locamente enamorados los tres, ni mandándonos cartitas expresando cuánto nos queremos, pero sí pasó algo más o menos mágico: mi amigo, que no era tan cercano, se volvió una persona que me importa y hacia la que siento un afecto genuino. El amigo de mi amigo, que no era nadie -porque no lo conocía-, se convirtió en alguien que siento que conozco y en quien podría confiar. Pocas veces se sale de un carrete con saldos tan positivos.

Ah, y ¿el australiano?
Esa es otra historia.

***
La invitación queda abierta. Tengamos conversaciones más relevantes con la gente que queremos y con los extraños que tal vez podrían ser parte de nuestras vidas. Menos small talk y más interés genuino. Menos “sí, estoy súper” y más “tengo ganas de saber en qué estai, ¿vamos a tomarnos unas cervezas?”. Y también: si estás saliendo, joteando, pololeando, casado, ¿por qué no mejor tener conversaciones ricas -que te enriquezcan, que te transformen- en vez de hablar de tonteritas?

Puedes ver las preguntas traducidas en el set de fotos que dice “36 preguntas” (http://bit.ly/2eK2bpZ) y también, si se te hace fácil el inglés, puedes acceder a las preguntas a través de la app del New York Times (www. nytimes.com/36q)

Referencias:
The Experimental Generation of Interpersonal Closeness http://bit.ly/1F60DLK

The 36 questions that lead to love: http://nyti.ms/1y5N2o8

“To fall in love with anyone, do this”, Mandy Le Catron para Modern Love: http://nyti.ms/1yNghvE

Put to test: 36 questions (video) http://ind.pn/2aEXOd1

The Skin Deep parece haber agarrado algo de esto, porque es un estudio creativo que se centra en explorar las conexiones humanas en la era digital. Su documental The And, premiado por los Emmy, indaga las dinámicas de las relaciones humanas modernas a través de parejas que prestan su testimonio.
The Skin Deep http://www.theskindeep.com/
The And http://www.theand.us/