Spanking (BDSM)

Puede considerarse que el spanking es una de las formas más íntimas de flagelación. Consiste, por definición, en que la víctima se tienda sobre la falda del disciplinante, el cual luego le da palmadas a los glúteos del primero. Se usa solo la mano, no un accesorio adicional.

Los efectos psicológicos que se alcanzan dependen  del tipo de comunicación verbal que se use y si es que se le exige, al que va a ser palmeado, que se desvista antes de someterse. El tipo de vestimenta que se usa también tiene un rol importante. Algunos disciplinantes usan pantalones o faldas de látex para crear una sensación resbaladiza en el pene o el clítoris. Si la víctima se transviste también tiene un efecto y significado distinto (dedúzcalo). El frotamiento, los dildos o la inserción de dedos se usan para inducir a orgasmo.

Otras formas de spanking se pueden llevar a cabo durante el acto sexual, ya sea en la posición del misionero -la persona de abajo le hace spanking a la de arriba- o en el doggy style  -la persona que monta le hace spanking al otro-. Se dialoga menos en estas últimas versiones y las palmadas suelen ser seguidas de un pellizcón o masajeo.

 

 

 

 

 

BDSM: Please Master can I…?

A menos que haya estado viviendo debajo de una roca durante toda su vida, se habrá topado con este término. Si efectivamente vivió bajo una roca, espero que ahora esté bien, sano y que no le afecte tanto la luz del sol. Si conoce el término gracias (o a pesar de) 50 sombras de Grey, le quiero contar que eso es sólo el comienzo.

BDSM es una sigla que condensa los siguientes términos: bondage, disciplina, sadismo y masoquismo. Otra manera de ponerlo: bondage-disciplina (BD), dominancia-sumisión (DS), sadismo-masoquismo (SM). Si bien se definen como prácticas eróticas alternativas o no tan tradicionales, al menos en mi experiencia de entrevistas -y de conversar con gente por la vida- es súper común tener algunas fantasías y al menos incorporar un par de prácticas relacionadas con todos o cualquiera de esos términos. Estaré revisando prácticas asociadas a BDSM en los siguientes posts.

Algunos datos:

  • ¿Cuánta gente practica BDSM? Entre 2% y 62%. La forma en que se pregunta es clave, por eso hay poca claridad.. En general, la gente tiende a fantasear mucho con prácticas BDSM y eso dispara el resultado.
  • ¿Es una enfermedad o trastorno? No. O sea, Freud diría que sí, pero se hizo un estudio comparativo entre gente que practica BDSM y gente que no lo hace y se encontró que la gente que está más metida en BDSM es más extrovertida, autoconsciente, abierta a la experiencia y puntúa mejor cuando dice cómo se siente subjetivamente, además de tener  menor nivel de neuroticismo y  de sensibilidad al rechazo.La característica negativa en la que destacan los practicantes de BDSM es en que tienen menor nivel de afabilidad. Otro estudio comparó los resultados de tests en personas que practican BDSM con la norma estandarizada y encontró que tenían menor nivel de depresión, de ansiedad, de estres post traumático,menor nivel de sadismo y masoquismo psicológico, de trastorno borderline y de paranoia. También tenían igual nivel de trastorno obsesivo compulsivo y mayores niveles de disociación y narcisismo.
    Para que estas prácticas sean tipologizadas como trastornos tienen que cumplir con el criterio de afectar negativamente o estresar la vida de la persona en ciertas áreas relevantes, como la de las relaciones sociales y el trabajo, o ser realizadas con alguien de manera no consensual.
  • ¿De qué se trata? Se han creado categorías para clasificar las actividades de BDSM. Por ejemplo, “restricción física” (bondage, esposas, cadenas), “administración de dolor” (spanking, caning, poner ganchos de ropa en la piel), “humillación” (gags humillaciones verbales) y “comportamiento sexual”.
  • ¿Qué efectos tienen las prácticas BDSM en quienes las llevan a cabo? Se hizo un estudio para investigar esto. En BDSM la persona que recibe la estimulación es el bottom, y la que la provee o estructura es el top. Se midieron variables psicológicas en los tops y bottoms antes y luego de haber tenido un encuentro y se encontró que ambos señalaban sentirse relacionalmente más cercanos y menos estresados luego del acto sexual. Pero los bottoms también mostraron señales de estrés fisiológico -aumento de cortisol- y los investigadores consideraron que esta desconexión entre el estrés psicológico y el fisiológico era curiosa, preguntándose si los bottoms, tal vez, entraban a un estado alterado de conciencia.
    Para testear esa teoría se hizo un estudio en el que se invertirían los roles.Los resultados revelaron que tanto los bottoms como los tops entraban en estados alterados de conciencia, pero eran distintos. Los bottoms entraban a “hipofrontalidad transiente”, la cual se asocia a reducción del dolor, sensación de flotar, sentimientos de paz, sentimientos de vivir en el aquí y el ahora y distorsiones temporales. Los tops, por contraste, entraban a un estado llamado “flow”, relacionado con atención concentrada, una pérdida de la autoconsciencia y capacidad de performance óptima al realizar una tarea. Se hipotetiza que estos estados alterados de conciencia placenteros pueden ser una de las motivaciones para realizar prácticas BDSM.

Enchúfese e inspírese:
1. Si se quiere poner al día, Wikipedia apaña para una instrucción rápida.
2. Hay un IG de ropa interior que me parece ilustrativo de la estética BDSM: @creepyyeha. También, algo más explícito y tirado para el bondage @darkartsphoto. Otro que es algo más chistoso es @art.of.b.d.s.m., mira esto y esto que tiene dos partes (1 y 2) y esto.
3. La película The Secretary retrata una relación con elementos de BDSM. My Mistress se ve interesante (no la he visto, pero el trailer promete).
4. El poema Please Master de Allen Ginsberg captura el espíritu  dominación/sumisión:

“Please master call me a dog, an ass beast, a wet asshole,
& fuck me more violent, my eyes hid with your palms round my skull
& plunge down in a brutal hard lash thru soft drip-fish
& throb thru five seconds to spurt out your semen heat
over & over, bamming it in while I cry out your name I do love you
please Master.”

 

Desviaciones de pene: doble aquí

Desviación de pene: se refiere a penes “torcidos”. La persona puede haber nacido así o puede haber sufrido un accidente -que se haya fractuado el pene durante el acto sexual, o como consecuencia de un tratamiento para el cáncer de próstata- o puede sufrir una enfermedad, como la de Peyronie (los síntomas están acá).

La mayoría de los penes desviados se curvan hacia el cuerpo cuando están erectos, pero un pequeño porcentaje se curva hacia el frente, lo que hace que para la pareja sexual la introducción del pene resulte dolorosa y se genere más roce.

La dirección en que se curve el pene puede deberse simplemente a las forma en que el hombre se guardó el pene en los calzoncillos cuando chico. Por ejemplo, un pene curvado hacia adelante puede deberse a que el niño se lo acomodaba entre las piernas.
**Consultar al urólogo si la curvatura parece anormal.

 

PD: creo que nunca había escrito tantas veces la palabra “pene”.

 

Right-Reverse-Curve-Sign-X-W1-4R

Dale una vuelta: Preferencias raciales

Hace unos meses vi en Australia un capítulo de un programa llamado Insight que se emite en un canal público que se llama SBS -piensa en algo tipo Contacto-. El capítulo se titulaba Dating Race  y abordaba el tema de las parejas interraciales y las preferencias marcadas por cierto tipo de etnicidad al elegir un partner sexual y/o emocional. En Australia, siendo un país con una historia de inmigración racial súper intensa, es bien patente: es muy frecuente ver parejas interraciales de australianos con asiáticas, por ejemplo. Al mismo tiempo, hay muchas comunidades de inmigrantes que sólo se relacionan entre sí. En Chile, creo, recién está empezando a surgir. El programa está en inglés y para el que pueda ver la discusión, se lo recomiendo 100%. Para los que no, les resumo un poco de qué se trata:

– El programa explora las citas interraciales y el amor intercultural, además de examinar lo que la ciencia y la sociología proponen respecto de a quiénes escogemos como nuestras parejas sexuales, analizando si los estereoptipos raciales están en juego y si es que tienen algún impacto.

Las preguntas que uno puede plantearse (o replantearse) son:
– ¿Gravitas hacia un tipo determinado de persona a la hora de escoger salir con alguien?
– ¿Cuáles son los factores que hacen que una persona resulte deseable?
– ¿Es racista preferir salir con un cierto tipo de raza por sobre otra?
– En el caso de preferir salir con un determinado tipo racial, ¿cuánto de objetificación del otro hay de por medio? ¿Es un fetiche o una fantasía? ¿Hay un prejuicio en contra o a favor que estereotipa a cierta raza?

Un estudio hecho por los sociólogos Jennifer Lundquist y Ken-Hou Lin de la Universidad de Massachusetts encontró que en el contexto de las citas online la gente tiende a contactar a alguien de la misma identidad racial que a la de ellos mismos. Los resultados también expusieron una clara jerarquía racial en el proceso de respuesta:

Básicamente, las mujeres blancas prefieren salir con hombre blancos en vez de con hombres no-blancos,  mientras que los hombres blancos prefieren mujeres no-negras en vez de mujeres negras.

Ser de raza negra en el mercado de citas -y ser particularmente una mujer negra- significa que las invitaciones que uno haga serán en su mayoría ignoradas. El único grupo que responde regularmente a hombres y mujeres de raza negra son ellos mismos hacia sí mismos.

Las parejas interraciales comparten ciertas características en comparación con las parejas de igual raza: tienden a ser más educadas, pero porque tienen más exposición. Es decir, viven en ambientes urbanos, en ciudades grandes, donde están expuestos a personas con distintos orígenes.

Las lesbianas se parecen en sus eleccciones a los hombres blancos: son más abiertas a elegir a alguien de raza diferente, mientras que los gays tienden a elegir a gente más parecida a ellos mismos.

Ser de raza mixta puede ser positivo para las citas online porque es una apuesta algo más segura: estás siendo abierto de mente, te interesas en alguien distinto a ti, pero no tan distinto a ti como para que sea de una raza completamente distinta.

La gente tiende a decir que tiene ciertas preferencias raciales, pero en la práctica resulta que eso no coincide con su comportamiento porque al parecer en persona se dan cuenta de que esa idea era un estereotipo. Las preferencias, finalmente, son producto de un proceso interactivo.

 

 

Otros puntos de vista:

Dr Ian Stephen, Macquarie University
Desde una perspectiva evolutiva sentirse atraído a alguien es una manera de encontrar una pareja adecuada, alguien sano que te puede dar hijos sanos. Tener hijos con alguien menos relacionado genéticamente contigo reduce las posibilidades de que tus hijos padezcan determinadas enfermedades.

Bill Von Hippel, psicólogo evolucionista
No hay base evolucionaria para sentirse atraído a alguien de una raza diferente porque en el marco de tiempo en el que estas preferencias se habrían formado nunca nos hubiésemos encontrado con nadie de una raza distinta. Es un privilegio del mundo moderno el poder conocer a alguien que pertenece a un grupo que vive a miles de kilómetros de nosotros. A mi edad, 10, 20, 30 mil años atrás yo solo habría encontrado gente de apariencia muy similar a la mía. Una de las razones por las que no hemos evolucionado para preferir otras razas, a pesar de vernos beneficiados genéticamente al hacerlo, es que no tenemos una historia evolutiva haciendo eso. Lo que pasa ahora es que simplemente nos sentimos atraídos hacia la gente si personalmente los encontramos atractivos, si tienen características que estamos buscando.
No hay evidencia de que la raza sea un factor determinante al escoger pareja.

 

Enton Callander, Universidad de NWS (estudia relaciones interraciales en comunidad gay)
Podemos ser racistas frecuentemente sin querer. Debemos preguntarnos: ¿estamos reproduciendo una jerarquía y marginalizando a la gente que ya está al margen cuando elegimos salir con una raza y no con otra? El contrargumento de esto es que cuando vemos que la gente tiene relaciones interraciales encontramos los mismos tipos de dinámicas de poder. Hay tendencias cuando se trata de atraccción racial, y eso no pasa por accidente: se valoran  las identidades blancas y se devalúan las indias, aborígenes y asiáticas.

 

 

¿Qué opinas? ¿Hay alguna raza con la que no saldrías? ¿Qué ideas marcan esa preferencia? ¿Te fijas en la raza cuando buscas un partner sexual o relacional?

 

 

OMGYES, aprende a estimular a una mujer

OMGYES es un sitio web que ofrece un servicio muy específico: enseñarte a estimular y darle placer sexual a una mujer. Aparte de ser una iniciativa muy loable, el contenido que ofrece está respaldado por un tremendo estudio científico: entrevistaron en profundidad a más de 1000 mujeres y luego hicieron otro estudio sobre el placer sexual en la mujeres con otras 1000. Curiosos, ver acá.
Funciona así: compras una membresía que te da acceso a los contenidos que van siendo liberados por temporada (para acceder a los contenidos de una nueva temporada debes pagar de nuevo). La primera se concentra en tocaciones genitales externas y clitóricas, y las que seguirán tendrán que ver con otros temas vinculados al placer.  Por ahora está con descuento y cuesta $39 dólares.

Incluye:

  • Técnicas de estimulación sexual femenina: accenting, framing, staging, layering, orbiting, signaling, edging, hinting, consistency, surprise, rhythm, multiples.
  • 12 episodios: 47 videos y 11 videos tocables.omgyes

De qué se trata
Básicamente un montón de mujeres, de razas y edades diversas, hablan sobre qué las excita sexualmente y de cómo lo hacen para pasarlo chancho cuando tienen sexo o se masturban. Los videos son testimoniales y se sienten como si estuvieras hablando con una amiga de toda la vida. Están hechos con buen gusto -cero burdos, muy naturales- y son una introducción a la técnica que cada mujer presenta. Los videos tocables son, esencialmente, la puesta en práctica de lo anterior. Aquí el asunto es explícito: aparece la vagina de la mujer en primerísimo primer plano y tienes que practicar los movimientos para estimular esa área. Cuando haces bien los movimientos -y también cuando lo haces mal- vas recibiendo feedback auditivo: “vas bien, sigue así”, “estoy a punto de llegar, distráeme”, “¿te fuiste? ¿estás mandando un mensaje de texto?”. Al principio me costó entender cómo funcionaba con el touchpad, pero después de un par de intentos lo logré. Requiere, eso sí, práctica. Harta.

Como mujer heterosexual me pareció súper útil (y cuando estudié sobre sexología también hubiese sido bueno tener este tipo de material). Lo recomendaría para mujeres y/o hombres solos, parejas hetero u homo, terapeutas sexuales y prácticamente para cualquiera que sienta ganas de incrementar su conocimiento sobre el placer femenino.

$39 dólares. Avíspese: también funciona como un buen regalo para el 14 de febrero.

Menciona en los comentarios a alguien a quien esto le puede ser de (mucha) ayuda. Share the love.