Test corto: el amor es como una historia

Test breve, con sólo 12 historias, para saber qué tipo de historias prefieres (la versión larga, con las 26 historias, está en el libro Love is a Story, de Robert Sternberg). Traducido del artículo What’s your love story?

Instrucciones

Lee cada afirmación y asígnales un puntaje del 1 al 9, donde 1 significa que no caracteriza en nada tus relaciones románticas y 9 que las describe extremadamente bien. Luego saca el promedio para cada historia.

Promedios:
7 a 9: fuerte atracción a esta historia.
4 a 6: moderado interés a esta historia, pero probablemente no lo suficiente para mantener una relación romántica.
1 a 3: poco interés o baja atracción a la historia.

HISTORIA #1

  1. Disfruto haciendo sacrificios por el bien de mi pareja.
  2. Creo que el sacrificio es una parte clave del verdadero amor.
  3. Frecuentemente comprometo mi bienestar para satisfacer las necesidades de mi pareja.

Puntaje: ______

La historia de sacrificio puede tener un desenlace feliz cuando los dos compañeros están conformes con los roles que juegan, especialmente si los dos hacen sacrificios. En cambio, puede generar inconvenientes cuando se sienten obligados a hacer sacrificios. El mayor riesgo se corre cuando hay un desequilibrio, y uno es el que siempre da y otro el que siempre recibe.

HISTORIA #2

Policía

  1. Creo que es necesario vigilar a mi pareja.
  2. Creo que es tonto confiar completamente en mi pareja.
  3. Si mi pareja trabajase codo a codo con una persona del sexo opuesto, no confiaría 100%.

Puntaje: ______

Sospechoso

  1. Mi pareja me llama varias veces al día para averiguar exactamente qué estoy haciendo.
  2. Mi pareja necesita saber todo lo que hago.
  3. Mi pareja se enoja mucho si no le informo dónde he estado y qué he hecho.

Puntaje: ______

Las historias policiales no tienen muy buen pronóstico porque se pueden desligar de la realidad. Esta historia puede hacer que algunas personas sientan que su pareja los cuida o se preocupa por ellos. Las personas que son muy inseguras disfrutan de la atención que reciben como “sospechoso” y que no logran obtener de otra forma. A medida que la trama se complica, el sospechoso empieza a perder libertad, luego dignidad y luego el respeto. Finalmente, su bienestar mental y físico puede resultar amenazado.

HISTORIA #3

  1. Creo que en una buena relación los miembros pueden cambiar y crecer juntos.
  2. Creo que el amor es un constante proceso de descubrimiento y crecimiento.
  3. Creo que el comienzo de una relación es como comenzar un nuevo viaje que promete ser tan estimulante como desafiante.

Puntaje: ______

Las historias de viajes que duran algo más que un periodo muy corto de tiempo generalmente tienen un pronóstico favorable, porque si los viajeros pueden convenir en un destino y un camino, ya están encaminados al éxito. Si no pueden, a menudo descubren rápidamente que desean cosas diferentes de la relación y se separan. Las relaciones de viajes tienden a ser dinámicas y centradas en el futuro. El mayor riesgo es que con el tiempo uno o ambos cambien el destino o el camino que desean. Cuando comienzan a decir que se han distanciado o tomado caminos diferentes, significa que ya no quieren lo mismo y casi siempre se vuelven más infelices y la relación se disuelve.

HISTORIA #4

Objeto

  1. No me importa ser tratado como un juguete sexual por mi pareja.
  2. Es muy importante para mí satisfacer los deseos sexuales de mi pareja, aunque la gente lo considere denigrante.
  3. Me gusta cuando mi pareja quiere probar nuevas , inusuales e incluso dolorosas técnicas sexuales.

Puntaje: ______

Sujeto

  1. Lo que más me importa en mi relación es que mi pareja sea un excelente juguete sexual, dispuesto a hacer lo que sea que yo quiera.
  2. No podría ser feliz con una pareja que no fuese aventurera en el sexo.
  3. La verdad es que me gusta que mi pareja se sienta como un objeto sexual.

Puntaje: ______

No hay ventajas obvias en la historia pornográfica, pero las desventajas son claras: primero, la excitación se obtiene a través de la degradación de sí mismo y del otro. En segundo lugar, la necesidad de degradar y ser degradado tiende a aumentar. En tercer lugar, una vez que uno adopta esta historia, puede ser difícil adoptar otra historia. En cuarto lugar, la historia puede llegar a ser peligrosa tanto física como psicológicamente. Y por último, no importa cuánto se intente, es difícil convertir la historia en algo positivo para el bienestar psicológico o físico.

HISTORIA #5

Perpetrador

  1. Frecuentemente me aseguro de que mi pareja sepa quién está al mando, aunque eso la asuste.
  2. Me excita cuando siento que mi pareja siente miedo de mí.
  3. A veces hago cosas que asustan a mi pareja, porque siento que es bueno para una relación que uno te tenga susto del otro.

Puntaje: ______

Víctima

  1. Creo que es excitante estar un poco asustado de tu pareja.
  2. Me excita cuando mi pareja me hace sentir un poco de miedo.
  3. A veces termino involucrándome con gente que me asusta.

Puntaje: ______

El relato de terror es probablemente la menos ventajosa de las historias. Para algunos puede ser emocionante, pero las formas de terror necesario para sostener la emoción tienden a salirse fuera de control y a poner a sus participantes, e incluso los que los rodean, en situación de riesgo psicológico y físico. Los que descubran que tienen esta historia o que se encuentran en una relación así harían bien en buscar asesoría y hasta protección policial.

HISTORIA #6

Co-dependiente:

  1. Frecuentemente termino vinculándome con gente que tiene un problema específico y los ayudo a recuperar su vida, ordenándolos.
  2. Me gusta estar en relaciones en las que mi pareja necesita mi ayuda para superar algún problema.
  3. Con frecuencia me involucro con parejas que necesitan mi ayuda para recuperarse de su pasado.

Puntaje: _____.

Persona en recuperación:

  1. Necesito a alguien que me ayude a recuperarme de mi doloroso pasado.
  2. Creo que una relación puede salvarme de mi doloroso pasado.
  3. Necesito ayuda para superar mi pasado.

Puntaje: _____.

La ventaja principal de la historia de la recuperación es que el co-dependiente realmente puede ayudar a miembro de la pareja a recuperarse, siempre y cuando el otro quiera  recuperarse. Muchos de nosotros conocemos a personas que buscan reformar a sus parejas y que terminan frustrados porque sus parejas hacen poco o ningún esfuerzo por reformarse. Al mismo tiempo, el co-dependiente es alguien que necesita sentir que está ayudando a alguien y se beneficia de la sensación de hacer una diferencia en la vida del otro a través de la relación. El problema: otros pueden ayudar en la recuperación, pero la decisión de recuperarse sólo puede ser tomada por la persona que necesita hacerlo. Como resultado, las historias de recuperación pueden ayudar, pero no ser la recuperación.

HISTORIA #7

  1. Creo que es posible tener un buena relación sólo si uno invierte tiempo y energía para preocuparse de ella, de la misma manera en la que uno cuida un jardín.
  2. Creo que las relaciones necesitan nutrirse constantemente para poder tolerar los altos y bajos de la vida.
  3. Creo que el secreto para una relación existosa es que los integrantes de la pareja se cuiden mutuamente y a su amor.

Puntaje: _____.

La mayor ventaja de una historia de jardín es que reconoce la importancia de nutrir la relación. Ninguna otra historia tiene esta cantidad de cuidado y atención. La mayor desventaja potencial es que puede ser poco espontánea y resultar aburrida. Las personas en historias de jardín no son inmunes a la tentación de otras relaciones y pueden participar en ellas para generar excitación, aunque valoren altamente su relación primaria. Otra desventaja potencial es que sea asfixiante, que la atención sea demasiada. De la misma forma en que uno puede regar en exceso una planta, uno puede sobreatender una relación. A veces es mejor dejar que las cosas sigan su propio ritmo.

HISTORIA #8

  1. Creo que las relaciones íntimas son como sociedades.
  2. Creo que las relaciones románticas son como un un trabajo, en el sentido de que cada integrante de la pareja debiese realizar sus tareas y responsabilidades de acuerdo a su “cargo”.
  3. Cuando considero tener una relación con alguien, siempre considero las implicaciones financieras de la relación.

Puntaje: _____.

Una historia de negocios tiene varias ventajas potenciales, entre las que se encuentra el hecho de que las cuentas siempre se pagan. Otra posible ventaja es que los roles tienden a estar más definidos que en otras relaciones. Los socios también están en una buena posición para “salir adelante” y lograr lo que sea que quieran en términos económicos. Una desventaja potencial es que si sólo uno ve la relación como un negocio, el otro puede aburrirse rápidamente y buscar estimulación fuera de la relación. La historia se puede tornar un poco agria si la distribución de autoridad no satisface a uno o ambos cónyuges. Si no pueden definir roles compatibles, pasan mucho tiempo peleando por obtener cada uno la posición que quieren. Es importante ser flexibles.

HISTORIA #9

  1. Creo que los cuentos de hadas se pueden volver realidad.
  2. Creo que hay alguien allá afuera que es mi media naranja.
  3. Me gusta, en mis relaciones, ver a mi pareja como un príncipe o princesa de antaño.

Puntaje: _____.

La historia de fantasía puede ser de gran alcance. El individuo puede sentirse absorbido por la emoción de la búsqueda de la pareja perfecta o por desarrollar la relación perfecta con su pareja. No es coincidencia que en la literatura los relatos de fantasía pasen antes o fuera del matrimonio: las fantasías son difíciles de mantener cuando uno tiene que pagar las cuentas, mandar a los niños al colegio y resolver peleas maritales. Para mantener la sensación de la fantasía, por lo tanto, hay que ignorar, hasta cierto punto, los aspectos mundanos de la vida. Las desventajas potenciales de la relación de la fantasía son bastante claras: la mayor es la desilusión al descubrir que nadie puede satisfacer las expectativas fantásticas que se han creado. Esto puede llevar a que las personas se sientan insatisfechas en relaciones que la mayoría se ve como absolutamente exitosas. Si una pareja puede crear una historia de fantasía basada en ideales realistas, pueden triunfar; si quieren ser personajes de un mito, es probable que sólo consigan eso: un mito.

HISTORIA #10

  1. Creo que es más interesante discutir que ceder.
  2. Creo que discutir frecuentemente ayuda a destapar temas conflictivos y mantiene a la relación sana.
  3. De hecho, me gusta pelear con mi pareja.

Score: _____.

La historia bélica es ventajosa en una relación sólo cuando ambos la comparten y desean. En estos casos las amenazas de divorcio pueden ser comunes, pero nadie quiere hacerlo realmente: ambos lo están pasando demasiado bien, a su manera. Por supuesto, la desventaja principal es que la historia a menudo no es compartida, lo que los lleva a conflicto intenso y sostenido que puede dejar al que no tiene la historia bélica a sentirse devastado gran parte del tiempo. Las personas pueden encontrarse en una relación de conflicto sin que ninguna de ellas tenga la guerra como historia preferida. En tales casos, la lucha constante hace que ambos se sientan miserables. Si la guerra continúa en este contexto, ninguno lo pasa bien.

HISTORIA #11

Público:

  1. Me gusta tener un compañero que siempre vea el lado positivo de nuestros conflictos.
  2. Creo que tomarse demasiado en serio una relación puede arruinarla. Por eso me gusta tener compañeros con buen sentido del humor.
  3. Me gusta tener una pareja que me haga reír cuando enfrentemos una situación tensa en nuestra relación.

Puntaje: _____.

Comediante:

  1. Admito que a veces uso el humor para evitar enfrentar problemas en mi relación.
  2. Uso el humor cuando tengo conflictos con mi pareja porque creo que hay un lado humorístico en cualquier problema.
  3. Cuando no estoy de acuerdo con mi pareja, normalmente trato de hacer chistes al respecto.

Puntaje: _____.

La historia humorística puede tener una ventaja enorme: casi todas las situaciones tienen un lado más ligero, y las personas con esta historia tienden a verlo. Cuando las cosas se tensan, a veces nada funciona mejor que un poco de humor, sobre todo si viene desde dentro de la relación. Las historias humorísticas también permiten que las relaciones sean creativas y dinámicas. Pero la historia de humor también tiene algunas desventajas potenciales. Probablemente el mayor es el riesgo de usar el humor para desviar temas importantes: las conversaciones serias se tienden a aplazar con chistes. El humor se puede usar para ser cruel de una manera pasivo-agresiva. Cuando el humor se utiliza para degradar a una persona y proteger al comediante de responsabilidad (“era en broma”), la relación se pone en peligro.

HISTORIA #12

  1. Creo que está bien tener múltiples parejas que satisfagan mis necesidades.
  2. A veces me gusta pensar con cuánta gente podría salir simultáneamente.
  3. Me gusta tener múltiples parejas íntimas simultáneamente, cada una de ellas toma roles diferentes.

Puntaje: _____.

La historia de colección tiene algunas ventajas. Por un lado, el coleccionista generalmente se preocupa por el bienestar físico del coleccionado, ya que la apariencia es fundamental. El coleccionista encuentra una forma de satisfacer múltiples necesidades, aunque sea en paralelo—teniendo varias relaciones íntimas al mismo tiempo- o teniendo relaciones monógamas en serie, donde cada relación sucesiva suple necesidades que no cumplía la última relación. En una sociedad que valora la monogamia, las historias de colección funcionan mejor si no llegan a ser serias o si los individuos de la colección son vistos bajo distintas luces, por ejemplo, como amigos o estimulación intelectual. Las desventajas de esta historia se vuelven más evidentes cuando las personas tratan de formar relaciones serias. El coleccionista puede encontrar difícil establecer intimidad o cualquier cosa cercana a una relación completa y un compromiso hacia un solo individuo. Las colecciones también se pueden volver caras, consumidoras de tiempo y hasta ilegales (por ejemplo, si un sujeto se casa simultáneamente).

 

Cambiar tu historia

Fin de año, al fin. Quiero desearles todo lo que todos nos deseamos mutuamente: que los proyectos, que la familia, que el trabajo, que el amor, que los deseos etc., etc., se cumplan. Quiero todo eso para cada uno de ustedes, obvio.

Pero esos buenos deseos me sacan bostezos. Son medios blandos, dulzones, fáciles, complacientes.

Ok, me arrepiento: lo retiro. En verdad no me interesa tanto que se les cumplan todos los proyectos y deseos, no.

Quiero desearles la capacidad de cambiar su historia.

*

El único motivo por el que el Año Nuevo como concepto suena tan bien es porque parece el inicio de algo más, lleno de promesas de cambio.

Cuando somos chicos esa ilusión es muy sensata: comenzamos otro ciclo escolar en el que aprenderemos cosas distintas y novedosas. Nos compran útiles escolares nuevos para poder embarcarnos en esa tarea, se vienen nuevos desafíos. Crecemos un par de centímetros, nuestra ropa ya no nos queda, nuestros cuerpos se transforman. Parece casi inevitable: cambia nuestro entorno y nuestro cuerpo, por lo tanto suponemos que porque pasamos de un año a otro nosotros también debemos cambiar, ser distintos.

Cuando somos mayores la ilusión es más difícil de mantener porque dejamos de crecer hace rato, normalmente vivimos y trabajamos en el mismo lugar de un año a otro y nuestras funciones y relaciones son más o menos las mismas. Sí, cambia el año en un dígito, pero ¿qué más cambia?

*

La cosa es que la vida no sigue el ritmo del calendario, porque la vida no se subdivide en casilleritos de tiempo que obedecen a un orden superior. Sí, nos acordamos de lo que pasó el 96 y el 99, el verano del 2002 y el invierno pasado, pero es porque nosotros quisimos ordenarlo así, ¿cierto?

La vida sigue, con o sin Año Nuevo, con o sin cambio de mes, con o sin horas. El cambio, si es que sucede, está muy distante de tener algo que ver con un constructo como el tiempo, y no tiene por qué obedecerlo. Entonces, ¿con qué tiene que ver? ¿Cómo se cambia? ¿Es posible el cambio?

*

Voy responder eso en diagonal, porque no tengo una respuesta 100% clara, pero sí unas cuantas ideas.

Pensemos un poco en las nociones populares de cambio sobre nosotros mismos que manejamos. Yo identifiqué 3:

  • La gente no cambia: en el fondo, uno siempre es el mismo, todos seguimos teniendo 15 años mentales y esto de ir a trabajar y relacionarnos como adultos es lo mismo que salir a recreo en el colegio. Las mismas envidias e inseguridades que nos tironeaban de chicos nos tironean ahora, sólo que ahora tenemos plata, hablamos de política y podemos comer dulces cuando queremos.
  • La gente cambia, pero gracias a todo lo que ha vivido: puedes cambiar radicalmente, pero eres lo que eres por tu historia. La oruga que se convierte en mariposa: la mariposa no es posible sin la oruga.
  • Siempre puedes ser mejor: este es el discurso de esos posts súper positivos, cargados de buenas intenciones. Más flaca, más culta, (de apariencia) más joven, más interesante, más, más, más, ¡más!

No hay nada de malo con ninguna de esas ideas. A mí me cuesta no estar de acuerdo con las dos primeras lógicas porque me parecen superficialmente opuestas, pero ambas tienen en común la idea de un núcleo duro de cosas que nos hacen ser nosotros mismos. En la primera, la identidad; en la segunda, la historia. Ambas estás súper ligadas: la historia que tenemos tiene que ver con quiénes somos, con las decisiones que tomamos. La tercera me parece simplemente agotadora y una buena técnica de publicidad, aunque eso sólo puede ser una idea mía. (Y a veces yo creo que uno puede querer ser menos: menos wea, menos hinchabolas, menos egocéntrica, menos, menos, ¡menos! … lo que también es agotador).

Las dos primeras, entonces, se anclan en la memoria: si no hay memoria, no hay identidad ni historia. La tercera se ancla en el presente, en una medición constante proyectada a una meta (la lógica del “no ser suficiente todavía, pero algún día…”).

El único problema de la memoria es que es selectiva. Claro, hacemos como que recordamos todo, porque es aterrador darnos cuenta de cuánto olvidamos. Se supone que recordamos lo importante…pero tanto de lo recordado tiene que ver con una selección específica para contar la historia que nos queremos contar.

Aguanten esa idea.

*

Una de las cosas que me preocupa es la obsesión que tenemos con la continuidad, con la coherencia. Yo lo peleo en mi cabeza todo el tiempo. Decimos que algo es “raro en Pepito” cuando nos parece que no calza con los comportamientos previos o con la historia que le conocemos. Aplicamos esa misma lógica a nosotros mismos –self-herding, como lo expliqué un par de artículos atrás-: las decisiones que hemos tomado previamente nos parecen las más consistentes y sanas porque…las tomamos previamente. Entonces seguimos tomándolas. Y seguimos siendo súper consistentes haciendo cosas que ya hemos hecho.

Les tengo una noticia que no es noticia: ser consistente es súper bueno si uno ha tomado buenas decisiones, pero es súper mala idea si uno ha tomado decisiones que le hacen ser infeliz, que son pencas o conformistas.

¿Cuántas cosas dejamos de hacer porque no calzan en lo que somos / debemos ser? ¿Cuántas historias posibles se nos pierden?

*

¿Qué pasa si en vez de contarnos la misma historia sobre nosotros mismos decidimos contarnos una historia diferente?

No significa olvidarse de quiénes somos -la memoria sigue ahí y ojo, habrá gente muy muy interesada en recordarnos quiénes fuimos, cómo éramos, cómo hemos cambiado-, sino, más bien, en entender que lo que somos es un cuento.

Un cuento: un armado, un relato acondicionado con anécdotas que refuerzan específicamente ciertas cosas que quiénes somos y qué queremos.

Uy, tanta libertad si nos hacemos cargo de eso. Tantas posibilidades. Si lo que somos es un cuento, entonces ¿qué cuento queremos empezar a contarle al mundo de nosotros mismos ahora? ¿Qué versión? ¿Cómo nos armamos como personajes? ¿Qué historias queremos vivir? ¿Qué opciones decidimos tomar?

Como toda historia, hay límites que tienen que ver con la capacidad del autor: no podemos tener TODAS las historias del mundo a disposición, porque no somos autores omnipotentes, no tenemos todos los talentos posibles, pero sí podemos disponer de las historias para las que nos da el cuero, que podemos tolerar, que están a nuestro alcance.

Cuando estoy en una situación que me interesa o me preocupa hago el ejercico de preguntarme: de este momento, ¿cuáles son las historias posibles? ¿Cuáles son los universos paralelos que se bifurcan según el camino que tome? ¿Cuál de esas historias me gusta más?

*

Para este año que se viene, para mañana, para un par de horas más, para el siguiente minuto, tal vez en vez de pensar en la lógica cíclica del tiempo, en la coherencia, en el paso a paso, en el cierre de capítulo para continuar otro (que es, en el fondo, parte del mismo libro), ¿por qué no empezar a hacernos cargo de qué historia queremos contar ahora sobre nosotros mismos? Adiós capítulo, adiós caminito con migajas de pan, adiós “ella/él siempre ha sido”.

Bienvenidas las oportunidades
bienvenidas las nuevas experiencias
bienvenidas las nuevas personas
bienvenidas las cosas que queremos seguir haciendo porque las disfrutamos de verdad
bienvenido a “me cansé de aguantar”
bienvenida a “se acabó la buena ondi”
bienvenida a “en verdad soy cero femme fatale /macho alfa”
bienvenida a “waaa ¡nunca me había puesto un disfraz!”
bienvenida a “¿sabís qué? prefiero con la luz prendida”
bienvenida a “llevo 5 años trotando, pero ¡me carga!”
bienvenida a “no necesito comer 7 veces al día”
bienvenida a “ok, voy a empezar a tomar desayuno”
bienvenida a “me carga ser la que organiza todo”
bienvenida a “¿por qué tontera estábamos peleados?”
bienvenida a “ya no quiero estar contigo”
bienvenida a “la cagó cómo me gustas”.

Bienvenida a la historia que queremos empezar a contarnos de nosotros mismos.