Me encantaría (no) conocerte

He estado pensando harto sobre las relaciones ficcionales de la vida real: esas personas sobre las que uno se hace una idea determinada, fantasea con ellos, desea a distancia, disfruta con la idea de ellos…pero luego los conoce y el aterrizaje forzoso no te lo quita ni una sobredosis de relajantes musculares.